•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • The New York Times

El presidente Barack Obama aseguró ayer a su homólogo chino Xi Jinping que el gobierno de Estados Unidos no realizó espionaje con fines económicos, tras la revelación por parte de la prensa de supuestas intrusiones de Washington en las redes del grupo Huawei.

Obama dijo a Xi que Estados Unidos no espía para lograr una “ventaja económica”, explicó a la prensa Ben Rhodes, consejero adjunto de seguridad nacional del presidente, quien se reunió con su par chino en La Haya al margen de un encuentro sobre seguridad nuclear.

Más temprano, el gobierno chino había exigido a las autoridades estadounidenses que dieran explicaciones por el supuesto espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) al gigante de las telecomunicaciones Huawei.

Según The New York Times y el semanario alemán Der Spiegel, la NSA accedió al archivo de correos electrónicos, a documentos internos de altos empleados e incluso a los códigos secretos de productos de la empresa. Estas revelaciones fueron hechas en base a documentos suministrados por el fugitivo excontratista Edward Snowden.

Proveedor mundial

Huawei, con sede en Shenzhen, es uno de los mayores proveedores del mundo en equipos para redes informáticas y el tercer vendedor de teléfonos inteligentes del mundo.

Interrogado sobre la controversia, la última de una serie que enfrenta a Pekín y Washington en materia de ciberseguridad, Rhodes reconoció que, efectivamente, Xi planteó este tema a Obama durante su reunión en La Haya.

“El presidente Obama le respondió, muy claramente, que Estados Unidos no espía para asegurar una ventaja económica, no compartimos información con nuestras empresas”, afirmó el asesor.

“Estados Unidos y China realizan actividades de inteligencia en materia de seguridad nacional, pero hay una diferencia clara y neta, desde nuestro punto de vista, entre las actividades de inteligencia que tienen un objetivo de seguridad nacional y las actividades de inteligencia que tienen objetivos comerciales”, agregó.