Secciones
Multimedia

Proponen crear una canasta de divisas

El dólar se convierte cada vez más en una pésima moneda como reserva de valor por la fuerte inestabilidad que mantiene. Sin embargo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el 64% del total de las reservas internacionales de los Bancos Centrales está fijada en dólares estadounidenses.

Esa tesis es sostenida por el economista Adolfo Acevedo, quien realizó un exhaustivo estudio sobre el dólar como reserva monetaria.

De acuerdo al economista, pese a que el tamaño de la economía y del comercio internacional de la Unión Europea es mayor que la de Estados Unidos, el dólar preserva su supremacía a nivel mundial, al punto que, de acuerdo al FMI, el 64% de las reservas internacionales están bajo la supremacía del dólar, en tanto que sólo un 27% están en euros.

De hecho, el dólar estadounidense y el euro copan el 91% del total de monedas utilizadas como patrón internacional, en tanto que el 9% restante de depósitos de valor están expresados en otras divisas fuertes, como el yen.

Pese a todo eso, dice Acevedo que desde 2001 la proporción de reservas en dólares se redujo de 71% a 64%, y la mantenida en euros pasó de 18% a 27%, es decir, que va ganando terreno la moneda común europea como patrón para el intercambio internacional.

Dólar inestable
De acuerdo a Acevedo, por su inestabilidad, el dólar cada vez más contraviene los requisitos como almacén de valor, e inmoviliza, con rendimientos muy bajos, una inmensa cantidad de recursos que podrían ser destinados a inversiones de alta rentabilidad económica y social, con un alto costo de oportunidad y un elevado riesgo.

Según Acevedo, como principio elemental de administración de las carteras de activos, sería necesario diversificar el riesgo, creando una canasta de monedas fuertes que se usen como reservas y ya está llegando el momento de replantearse esa posibilidad.

El también economista, René Vallecillo, destaca que la diversificación de reservas en divisas está en función de hacia dónde se dirigen las exportaciones de un país, e incluso considera que la creación de una canasta múltiple podría crearse comprando otras monedas como el euro, el yen o la libra esterlina.

Recuerda Vallecillo que el dólar se está devaluando frente a otras monedas duras y por lo tanto está perdiendo poder adquisitivo, pero adquirir otras divisas por la vía de las exportaciones tiene la dificultad de que los contratos de adhesión, aceptados internacionalmente en el intercambio comercial mundial, en su gran mayoría están expresados en dólares y Nicaragua difícilmente podría cambiar eso.

Por otra parte, señaló que no sería factible volver al patrón oro porque desapareció desde la reunión de Breton Wood, en 1974, a la cual dio lugar la crisis del petróleo de esa década.