•  |
  •  |
  • END

Aunque las noticias de precios futuros altos para los rubros alimenticios alegraría a muchos productores nicaragüenses, también trae un impacto negativo para los consumidores, quienes se verían afectados por una mayor carestía de los rubros de consumo básico.
El presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales, dijo hace pocos días que los precios de los alimentos se mantendrán altos en el futuro, debido, principalmente, a la creciente demanda que está generando China e India, por el crecimiento económico que están experimentando, además de la demanda que está provocando en algunos granos, la producción de etanol.
Lo expresado por el funcionario coincide con una información aparecida ayer en el periódico El Nuevo Herald de Miami, la cual se basa en un estudio que además del alto consumo de China e India, también incluye el calentamiento global como otro de los factores que está afectando la agricultura y que provocará una fuerte reducción en la producción de alimentos.
La investigación la realizó el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias y señala que la producción agrícola mundial podría reducirse en un 16 por ciento para 2020, debido a que el calentamiento global reducirá las áreas cultivables para ciertos rubros y que los días de los precios baratos de los alimentos podrían haber terminado.
Manuel Álvarez, directivo de la Unión Nacional de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, dijo que la mejoría en los precios de los alimentos no los está beneficiando mucho, ya que los costos de operación, por los altos precios de los insumos, también están afectando a los agricultores.
Mencionó el caso de la urea, cuyo precio se ha incrementado de 100 a 400 córdobas y otros productos químicos han subido más del doble.
Álvarez consideró irreal pensar que el frijol pueda volver a venderse en cuatro córdobas la libra, porque el productor no puede asumir los costos de los insumos.
Aumentar la productividad
Por su parte, Gerardo Escudero, representante en Nicaragua del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA, aseguró que no es sostenible para la economía del país que los productores ganen con los altos precios, pero que el consumidor resulte afectado por la carestía de los alimentos.
Añadió que la única alternativa para que los productores y consumidores ganen, es el aumento de la productividad y mejorar la calidad de los rubros nacionales, evitando que se eleven los precios.
Escudero indicó que a veces se producen contradicciones en la comercialización de productos, como es el caso del maíz, que a pesar de la tendencia alcista en el precio, en los últimos días ha estado bajando.
El representante del IICA dijo que el impacto del calentamiento global obliga a impulsar una agricultura de mayor precisión, pero implica el manejo de riego, un elemento fundamental para mejorar.