• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Alrededor de 20 pequeños productores avícolas del departamento de Masaya denunciaron ayer en El Nuevo Diario que está entrando huevo hondureño “por contrabando” al país, y que los está obligando a cerrar sus granjas.

De acuerdo a las noticias de los medios de comunicación y lo que ellos mismos han confirmado en los mercados, donde distribuyen sus productos, los denunciantes dijeron que en los últimos quince días el huevo ha tenido una baja en el precio de más de 20 córdobas por cajilla, porque al país ya está entrando huevo hondureño sin autorización del Ministerio de Industria, Fomento y Comercio, Mific.

En marzo pasado, Orlando Solórzano, titular del Mific, dijo que Nicaragua estaba en el proceso de certificación de una planta hondureña, con el propósito de importar huevos de ese país.

Sin embargo, Alfonso Valerio, vocero de la Comisión Nicaragüense del Huevo, dijo que el Mific aún no les ha informado sobre la certificación de ninguna planta hondureña. Valerio se solidarizó con los pequeños productores, pues afirmó que “ese problema los viene deteriorando hasta el punto que ya no pueden cubrir sus planillas ni sus compromisos con los proveedores y que el huevo se estanca en sus granjas”.

Sobrepasan costos

“A los pequeños productores nos afecta este problema, porque nuestros costos de producción son grandes. Ya no soportamos. Estamos vendiendo el huevo a precios menores que el de los costos”, afirmó Elvis Alvarado, propietario de Avícola San Vicente, de Niquinohomo.

Los pequeños avicultores manifestaron que los precios de los alimentos han pasado de 450 córdobas por quintal a 700 córdobas.

Según los demandantes, en el país existen cerca de 500 pequeños y medianos avicultores que producen cerca de 4,000 cajillas de huevos diarios. Esos se suman a la oferta de los grandes productores, quienes afirman que producen diariamente 50,000 cajillas diarias, con lo cual se satisface la demanda del país.

Riesgo

“Esto (huevo hondureño) viene a atentar tanto en la economía de cada uno de nosotros, de nuestras familias, como en la salud de los consumidores, porque es un huevo excedente de (consumo de) los hondureños y viene batido”, recalcó Alvarado.