• |
  • |
  • END

El titular del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), Orlando Solórzano, confirmó ayer que a partir de este mes entrarán en vigencia 23 normativas técnicas en el país vinculadas al sector de artesanías, alimentos e hidrocarburos, entre otros.

“Todo es que salgan publicadas en La Gaceta (Diario Oficial) para implementarlas”, aclaró. Solórzano explicó que éstas fueron aprobadas por la Comisión Nacional de Normalización Técnica conformada por el gobierno y los sectores productivos locales en su primera reunión del año.

“Y lo que buscan es normar la fabricación y distribución de los productos como artesanías de barro negro, jaleas y derivados del petróleo”, expuso. A juicio de Solórzano “eso tiene que ver con el comercio internacional, porque los productos que se importen, de ahora en adelante, tendrán que cumplir con las normativas. Si eso no pasa el producto no podrá entrar”, planteó.

La directora general de Comercio Exterior del Mific, Saramelia Rosales, mencionó que cada norma tendrá una entidad “de aplicación”. Por ejemplo, “las normativas relacionadas a alimentos la supervisará el Ministerio de Salud (Minsa); las de hidrocarburos el Instituto Nicaragüense de Energía (Ine, entidad que velará por la calidad y seguridad del producto)”, expuso.

Habrá supervisión
Rosales agregó que además “se está indicando que cada entidad presente a la Comisión el avance de aplicación de cada normativa cada seis meses. Eso ya quedó en acta, de modo que la Comisión de Normalización conocerá sus grados de avance y podrá evaluarlas”, refirió.

Solórzano adelantó que en los próximos dos meses aprobarán otras 40 normativas. “En diciembre se aprobarán 20 normativas y en el otro mes (enero 2009) otras 20, para garantizar las calidad en los productos locales y obligar a los productores de otros países a adaptarse a las normas nacionales”, apuntó.

Aparte de eso el Mific trabajará junto al Ministerio Agropecuario y Forestal (Magfor) y al Ministerio de Salud (Minsa) en un programa para garantizar la inocuidad en los alimentos, a través de la fiscalización de los procesos de producción y de exportación. Esto, entre otras cosas, implicará capacitaciones sobre manipulación de alimentos.