•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La tierra, materia prima para la fabricación artesanal de ladrillos de barro, ya no es tan abundante como en años atrás, lo cual comienza a preocupar a los tendaleros de la comunidad de Apataco, en San Jorge, Rivas, quienes aseguran tienen que recorrer varios kilómetros en busca de un “finquero” que quiera venderles este recurso que es importante para su actividad.

Juan Ramón López, de 53 años, de los cuales ha dedicado 30 años a la fabricación de ladrillos, explicó que aproximadamente 20 años atrás la tierra la encontraban en la misma comunidad, pero ahora tienen que viajar a comunidades vecinas, en partes altas, en su búsqueda.

"La tierra arcillosa amarilla o negra es la que usamos para la fabricación de ladrillos, y ahora la compramos por carretonadas o carretadas a los finqueros, y pagamos de C$30 a C$80 córdobas por cada viaje”, señaló López.

Ramón Gallo, quien posee un tendal desde hace 16 años, destacó que en camiones propios recorre cinco kilómetros para buscar y comprar a finqueros la tierra negra que utiliza para la fabricación de mil ladrillos al día.

"Antes las personas que viven cerca te vendían la tierra, pero parece que se está agotando, entonces se tiene que comprar a dueños de fincas, y a los tendaleros que no tienen trasporte propio se les dificultad más conseguirla e incurren en más gastos porque pagan hasta el transporte de la tierra. El finquero te indica el lugar donde vas a extraer la tierra”, precisó Gallo.

De acuerdo con los tendaleros, la producción de ladrillo es comercializada con personas particulares, en este sentido Juan Ramón López señaló que hasta los tendales, tiempos atrás, llegaban inversionistas extranjeros de Tola y San Juan del Sur, a comprar, pero ahora el comercio es a través de intermediarios, lo que les impide tener mayores márgenes de ganancia.

Urge asistencia técnica

Agregó que los 40 tendaleros de la comunidad de Apataco, están urgidos de asistencia técnica de organismos gubernamentales que certifiquen la calidad del ladrillo que se produce en esta zona, para poder transarlo en el mercado nacional, como hacen sus homólogos de otros departamentos.

"El programa Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales de América Latina para mitigar el Cambio Climático, EELA, a los productores de ladrillos de esta zona le mostró un sistema de producción tecnificado, el cual promete utilizar menos leña, generando el mismo volumen de producto, pero es costoso y no está a nuestro alcance como pequeños productores, y es difícil tener acceso a la banca formal", destacó López.

Gallo, uno de los tendaleros en este departamento que fabrica con este sistema de horno, asegura que la inversión fue más de C$10,000 pero que garantiza menos consumo de leña, que según él, cada día es más difícil de conseguirla, además, este sistema evita el despale indiscriminado.

El Nuevo Diario buscó al responsable de Medio Ambiente de la Alcaldía de San Jorge, para conocer si existe algún proyecto que ayude a enfrentar esta problemática a los tendaleros, pero informaron que no se encontraba en su oficina.

 

Antes las personas que viven cerca te vendían la tierra, pero parece que se está agotando

 

149

fabricantes artesanales de ladrillos existen en Rivas.

 

165

hornos es la cantidad registrada para producir los ladrillos.


40

tendaleros trabajan en Apataco, San Jorge.