•   EL JÍCARO, NUEVA SEGOVIA  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ciento cincuenta pequeños productores del municipio de El Jícaro comenzaron a adoptar tecnologías para mejorar la calidad e incrementar su ganado de doble propósito (leche y carne), con la introducción de picadoras, silo-cosechadoras, cultivo de pastos e infraestructura para el mejor manejo.

Son productores que individualmente cuentan con parcelas que promedian 10 manzanas y 8 cabezas de ganado.

Ana Patricia Bustamante Guillén relató que cuando no contaba con una máquina picadora, proveía a sus animales el pasto picado rústicamente con machete y el maíz entero con sal. Después, ella y su marido, comprendieron en las escuelas de campo que organiza la Cooperativa Santiago que existían otras alternativas en su propia parcela para nutrir mejor a sus vacas y terneros.

Incrementa períodos de preñez

“Hemos logrado más conocimientos y me mantengo informada; con la alimentación (mejorada) vamos aumentar la producción de leche y, por supuesto, tendremos más ingresos en nuestro hogar, donde somos cinco personas”, valoró.

Dijo que sus 10 cabezas de ganado le producían un litro y medio por cabeza y que con la mejor alimentación eso aumentará sustancialmente.

Por su parte, Avener García expresó que con la introducción de la máquina picadora aprovechará los rastrojos que dejan los cultivos de granos básicos, frutas silvestres como del árbol de guácimo y de carbón que gusta al ganado.

“Esos alimentos, antes se perdían porque no teníamos cómo procesarlos o ensilarlos. Y si le podíamos dar, le dábamos una librita de maíz entero, lo que no los alimentaba bien; quebradito (en cereal) es mejor alimento y obtenemos mejores resultados”, explicó.

Uno de los efectos de la buena alimentación que tienen sus 25 animales es que han dejado de producir leche. “Entraron en celo, y ahora todas las hembras están cubiertas. No tengo leche, pero tendré más animales”, dijo sonriendo. Después manifestó que tiene el objetivo de que sus vacas pasen de producir de 3 a 5 litros por animal.

Ramón Avener Méndez, gerente de la Cooperativa Santiago, explicó que con las escuelas de campo también se está demostrando a los productores que “no hay necesidad de volar los bosques para tener potreros. Se les enseña –con parcelas demostrativas– cómo cultivar buenos pastos bajo la sombra de pinares o de latifoliadas”, indicó. Añadió que las capacitaciones en distintos temas sobre la ganadería incluyen a las esposas de los pequeños ganaderos, porque cotidianamente están involucradas en la actividad.

Vendrán más inversiones

El Programa de Gestión Rural Empresarial, Sanidad y Ambiente, Progresa, que financia Catholic Relief Services (CRS) con fondos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), entregó a productores de este municipio segoviano 31 máquinas picadoras y procesadoras de cereal y 3 silo-cosechadoras. Cada una está valorada entre U$1,500 y U$2,000. Cada beneficiario garantiza una contraparte.

Según Jorge Brenes, director del programa que concluirá a finales de 2015, Progresa atiende a 4,700 pequeños ganaderos de los departamentos de Jinotega, Matagalpa, Estelí, Madriz y Nueva Segovia, que inicialmente poseían casi 100 mil cabezas de ganado. El objetivo es mejorar la trazabilidad en toda la cadena productiva con un enfoque empresarial y de conectividad a los mercados.

Dijo que en Nueva Segovia se han invertido C$7 millones y que para el resto del período de ejecución del programa hay un fondo superior al anterior.

 

"Vamos a aumentar la producción de leche y, por supuesto, tendremos más ingresos en nuestro hogar, donde somos cinco personas”. Ana Patricia Bustamante