•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hoy en día, como administradores de tecnología, se nos viene la idea de gastos y mayores presupuestos cuando escuchamos hablar sobre servicios administrados para TI. Nuestra reacción es de pensar que son un gasto innecesario y que no se requieren para continuar manteniendo en operación la infraestructura que hasta ese momento conocemos mejor que otra persona, y que normalmente mantenemos bajo un ambiente estable y controlado. Sin embargo, esta aseveración deberá ser evaluada de acuerdo a las condiciones y el estado de madurez que posea nuestro entorno y los objetivos del negocio. De acuerdo a la coincidencia de varios criterios, los servicios administrados son un modelo de negocio que permite colocar bajo la administración de personal especializado, las operaciones de TI que demandan muchos recursos y permiten optimizar los existentes, para que los equipos de TI de las compañías logren centrarse en proyectos estratégicos que generen una mayor relación costo/beneficio al giro del negocio de sus empresas.

Actualmente en nuestros segmentos de mediana y pequeña empresa, los servicios en TI se encuentran en proceso de ser adoptados, dado que aún persisten sobre estos muchos temores de exponer información interna a terceros, desconocimientos de las ofertas comerciales o ausencia de las mismas, así como el paradigma de ser un costo excedente al presupuesto. Sin embargo, las tendencias mundiales aún continúan apuntando hacia un crecimiento para los siguientes años, y con mucha orientación en ampliar la ventana de oportunidades de colaboración hacia los clientes. Uno de los servicios administrados más conocidos en la actualidad son los servicios de gestión y monitoreo de los componentes activos de una red (servidores, encaminadores, conmutadores, PC, etc.), que convierte las actividades reactivas sobre esta red a un estado proactivo y en constante mejoramiento de acuerdo a estándares de mejores prácticas, pues nos pueden apoyar en generar información correspondiente a las variables que comprometen la calidad de los servicios que nos proporcionan nuestras redes.

Este tipo de servicio es muy publicado por distintos proveedores y fácilmente se puede ubicar con empresas serias y de perfil especializado a nivel de tecnología. Es importante recordar que los servicios no se reducen únicamente al tradicional monitoreo de la red con seguimiento y escalación de eventos que se producen durante el ciclo de vida de este entorno, sino que su valor estará en permitir que su alcance vaya a orientado a colaborarnos en los procesos de evaluación de obsolescencia de tecnologías, evaluación de amenazas para la continuidad del negocio, consultoría de diseños optimizados de procesos y servicios, actualización de conocimiento especializado del recurso humano, y toda la asistencia posible en la evaluación de los proceso operativos que generen un ahorro en los costos.

Por tanto, la nueva camada gerencial debe considerar “servicios” como un componente orientado a generar beneficios al negocio, no solamente un costo operativo. Es importantísimo dedicarse a la estrategia y lo operativo dejarlo a los especialistas.