•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En Centroamérica y el Caribe existen 9.3 millones de personas ocupadas con un empleo informal, según datos de la Organización Mundial del Trabajo, OIT. De acuerdo a expertos internacionales, esta situación puede estar asociada a la ausencia de oportunidades.

Emilio Zevallos, director de PYMEScopio, un centro de información en Costa Rica para nuevos emprendimientos y pequeñas empresas, señaló que para superar el problema se deben eliminar las trabas a la creación de empresas.

¿Qué elementos afectan el desempeño de la economía en los países de la región?

Encontramos países con diferentes grados de desarrollo relativo. Por tanto, en algunos casos la dependencia de pocos socios comerciales puede ser un problema. En otros, puede ser la poca diversidad de oferta productiva.

Como región, la poca integración entre las economías es probablemente una de los elementos que a futuro puede ponerle freno a la consolidación del desarrollo centroamericano.

Condiciones del entorno poco favorables al desarrollo empresarial pueden generar costos adicionales que inciden en la competitividad, tales como los trámites, la calidad de la infraestructura y los servicios públicos, etcétera.

La OIT en un reciente informe aduce que existen más de 9 millones de personas trabajando en la informalidad. ¿Qué políticas se deben desarrollar para disminuir la informalidad en nuestros países?

La informalidad debe reconocerse como parte del proceso de desarrollo empresarial. Lo que debe promoverse es que la etapa de informalidad del negocio sea lo más corta posible.

Podemos separar la informalidad asociada a la ausencia de oportunidades por el bajo desarrollo relativo de los países respecto de la informalidad en la contratación resultado de acciones orientadas a reducir los costos laborales.

Ambos casos requieren enfoques diferentes, aunque no es fácil reducir la informalidad.

¿Cómo los países de Centroamérica han ido superando esa brecha de la informalidad?

Lamentablemente no la han ido superando, la informalidad es un fenómeno creciente en las economías de la subregión centroamericana. Su impacto se da tanto en el empleo como en la productividad, llevando a las economías a círculos viciosos de pobreza.

Si bien la informalidad en sí no es del todo negativa –cuando es temporal y parte del proceso de desarrollo de las empresas hacia su crecimiento y sostenibilidad–, en muchos países se convierte en endémica y arrastra a muchos pequeños negocios a una situación de subsistencia.

¿Qué recursos tienen disponibles las empresas para no promover el trabajo informal?

En este mundo globalizado y crecientemente competitivo, las empresas buscan reducir sus costos para poder mantenerse en el mercado.

Si las empresas pudieran autoanalizarse y desarrollar la cadena de valor de sus procesos productivos, ellas podrían conocer los costos, tiempos y responsables de cada eslabón de su cadena.

Así, podrían identificar dónde se encuentra su mayor y menor agregación de valor, y establecer mecanismos que mejoren la eficiencia como un todo, lo cual no pasa necesariamente por la informalidad de una parte de la cadena.

Este es un mecanismo que puede mejorar la eficiencia, reducir costos y no promover el trabajo informal.

Un estudio de la Corporación Financiera Internacional (IFC), del Banco Mundial, revelaba que el 90% de las empresas en Nicaragua son Mipymes, pero solo el 10% logra exportar. ¿Qué incidencia tienen las Mipymes en el mercado regional?

Probablemente mucho menos del 10% de las Mipymes logra exportar directamente, es decir, ellas mismas como empresas.

La evidencia internacional muestra que el grueso de las Mipymes produce fundamentalmente para el mercado doméstico. Se ha identificado que cuando las Mipymes son parte de cadenas de valor con otras empresas más grandes, su exportación es indirecta como parte de los insumos-bienes intermedios incorporados en el bien final exportado.

Es cierto que el peso de las Mipymes en la exportación, tanto en el mercado regional (centroamericano) como en el resto del mundo, es sumamente bajo, y debe estar muy cerca de ese 10%.

¿El acceso a financiamientos puede reducir los niveles de informalidad?

El problema de la formalidad tiene que ver más con las oportunidades de crecimiento del negocio, que con el acceso al financiamiento. Además, el problema no es de acceso, tanto como de plazos, tasas y requisitos.

Para muchas personas es posible obtener un financiamiento, aunque no en los plazos o tasas que se quisiera y con muchos trámites de por medio.

¿Qué ventajas tendrá un país al lograr que sus empresas crezcan de forma sostenida?

Todas. Un país que crece es un país que demanda bienes y servicios de todo tipo.

Ello genera un ciclo permanente de demanda, expansión de la producción, empleo, demanda, etcétera.

Promover el crecimiento sostenido de las empresas supone a la economía como un todo en crecimiento y para ello se requieren determinadas condiciones. Algunas de ellas tienen que ver con facilitar un entorno propicio para que las empresas se desenvuelvan.

¿Qué fenómenos suelen ocurrir en las economías más desarrolladas de la región?

Aquí al parecer la necesidad de ser competitivo presiona a desarrollar malas prácticas de contratación, en vez de analizar el propio proceso productivo, ver dónde no se agrega valor y dónde sí, y reposicionar al equipo donde pueda dar su mejor desempeño.

 

¿Quién es?

Emilio Zevallos
PROFESIÓN:  ECONOMISTA

Ha dedicado parte de su vida a la educación empresarial. Actualmente es el director de PYMEScopio en Costa Rica.