Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Los precios del petróleo perdían más de cuatro dólares este jueves al final de los intercambios europeos, tras derrumbarse por debajo de los 57 dólares el barril en Londres, por los temores sobre la demanda alimentados por una nueva caída de las Bolsas y los sombríos pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en diciembre llegó a caer en Londres a 56.44 dólares durante la jornada, un nivel que no se veía desde febrero de 2007. En Nueva York llegó a descender hasta 60.16 dólares. Hacia las 17H30 GMT el Brent se cotizaba en Londres a 57.77 dólares, en baja de 4.10 dólares.

En Nueva York, el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en diciembre caía a 61.05 dólares, perdiendo 4.25 dólares.

“Los precios del petróleo siguen los pasos de los mercados de acciones mundiales en este momento, y los actores del mercado ven estos índices como un indicador de las condiciones económicas, y por tanto como un indicador de la demanda petrolera futura”, constató Nimit Jamar, de la casa de corretaje Sucden.

Los temores sobre la demanda también aumentaron con las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que prevé una recesión en los países desarrollados en 2009, con una contracción de la actividad que alcanzaría el 0.3% y sería la primera desde la postguerra.

Los inversores se desprendieron con más facilidad de su petróleo al ver su poder de compra afectado por una subida del dólar ante el euro: el billete verde se ha reafirmado netamente, subiendo hasta 1.2712 dólar contra un euro, tras el anuncio de una baja de las tasas del Banco Central Europeo.

Tras su alza a un récord histórico de casi 150 dólares en julio (147.50 dólares en Londres), los precios del petróleo perdieron más de 60% de su valor, y el consumo retrocedió a su vez debido a la carestía de la gasolina y la desaceleración económica mundial.

Para la Agencia Internacional de Energía (AIE), el nivel actual de los precios sólo debe ser un episodio de pocos meses antes de una nueva alza de las cotizaciones.