• Sao Paulo, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

Ministros de finanzas y gobernadores de los bancos centrales de países industrializadas y emergentes iniciaron este viernes sus deliberaciones en Sao Paulo en la antesala de la reunión del G-20 que desde el sábado discutirá cómo enfrentar la crisis económica mundial.

El ministro de Hacienda de Brasil preside este viernes dos encuentros, el primero entre representantes de Brasil, China, India, México y Sudáfrica, y otro más tarde entre Brasil, Rusia, India y China.

La reunión del Grupo de los 20 (G-20) en Sao Paulo preparará la cumbre de jefes de estado de ese bloque que el sábado 15 se reunirá en Washington para examinar opciones ante la crisis que nació en Estados Unidos y dejó a la mayoría de las naciones desarrolladas con la perspectiva de entrar en recesión.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la recesión golpeará fuerte en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y España pero todo el planeta sufrirá sus efectos pues el crecimiento global se reduciría a un magro 2%.

Las sesiones formales del G-20 en Sao Paulo comenzarán el sábado con la presencia del presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula, que abrirá las deliberaciones. Los participantes del encuentro, divulgarán un comunicado final en la tarde del domingo.

El objetivo del G-20 es discutir la reorganización del sistema financiero e instituciones como el propio FMI, creadas en Bretton Woods en 1944, y que, para muchos gobiernos, dio muestras de inoperancia.

Miembros del G-20 quieren actualizar la regulación internacional para evitar nuevos colapsos y reorganizar instituciones como el FMI.

La crisis, que tuvo su génesis el año pasado en la del crédito inmobiliario de Estados Unidos, contagió a las plazas mundiales, arrasó el mercado financiero y obligó a los gobiernos a destinar miles de millones de dólares para salvar bancos y empresas.

El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, sostuvo que "la economía global necesita cambios urgentes. Ese será uno de los temas centrales de la importantísima reunión del G-20 en Brasil".

El G-20, creado en 1999, incluye a las mayores economías mundiales (Gran Bretaña, Canadá, Francia, Alemania, Japón, Italia y Estados Unidos), la Unión Europea (UE) y 12 naciones emergentes: Brasil, Rusia, India, China, Argentina, Australia, Indonesia, México, Saudi Arabia, Sudáfrica, Corea del Sur y Turquía.

Además estarán los titulares del FMI, Dominique Strauss-Kahn, del Banco Mundial, Robert Zoellick y del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet.

Líderes europeos, de Brasil y otros emergentes, quieren discutir la regulación de los mercados y la actividad financieras, mientras Estados Unidos espera salvar lo más posible su modelo de capitalismo libre, golpeado con la quiebra de varios bancos e instituciones.

Washington advirtió que no deben esperarse medidas concretas de la cumbre del G-20. Para la Casa Blanca ese encuentro debería servir para identificar las causas de la crisis, examinar las medidas tomadas para enfrentarla y exponer ideas sobre futuras reformas.

La urgencia está planteada porque la recesión de los países industrializados castigará a las naciones emergentes y en desarrollo debido a la previsible caída del comercio.

"La comunidad internacional está pagando un altísimo precio por una crisis en la cual la mayoría de los países no tiene ninguna responsabilidad (...) Es cada vez más dificil negarle a las naciones emergentes una participación más relevante en las decisiones internacionales", dijo Mantega.