•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Productores del departamento de Rivas denunciaron que han dejado de vender unos 20 contenedores de plátanos mensualmente a Costa Rica, porque ese país le está poniendo trabas al producto en las fronteras.

El 30% de la producción de plátanos de Rivas se comercializa en El Salvador, Honduras y Costa Rica. Sin embargo, los productores afirmaron que resienten desde el 2013 la caída de las ventas a Costa Rica, debido a las “trabas” que las autoridades de ese país imponen en el puesto fronterizo.

“Por trabas no arancelarias o medidas fitosanitarias, en Costa Rica están impidiendo el ingreso del mismo plátano que por años hemos exportado a ese país”, expresó Juan Carlos Espinoza, gerente de Exportadores y Productores del Sur, Exprosur.

US$160 mil

En el 2012, los productores exportaban 20 contenedores de plátanos mensualmente a Costa Rica, que generaban aproximadamente US$160,000. Las transacciones se realizan directamente con las compañías agroindustriales de ese país.

Espinoza destacó que a inicios del presente año intentaron reactivar las ventas, pero surgieron las “trabas” por parte de los costarricenses. Exprosur aglutina a 50 productores de plátanos, que tienen en su poder 1,500 manzanas de tierras.

Espinoza afirmó que ya le expusieron la problemática al gobierno, el que se comprometió a reunirse en los primeros días de mayo con todos los sectores productores de plátano del país. Por otra parte, aseguró que quieren buscar mercados alternos para tranzar directamente su producto.

Pérdidas

Arnoldo Pérez, productor independiente, aseguró que en octubre del 2013 le rechazaron dos veces dos contenedores del producto, con pérdidas de más de US$20,000.

El bloqueo le está impidiendo a ese productor exportar mensualmente más de 100,000 unidades de plátanos a Costa Rica.

Pérez explicó que en la frontera costarricense justifican el bloqueo por supuesta presencia de “un residuo químico no apto para el consumo humano”.

“Y se escudan en un análisis de laboratorio que en Nicaragua no podemos realizar, porque no tenemos los instrumentos necesarios para el muestreo y demostrar que el producto no presenta ningún inconveniente para su consumo”, precisó el productor.

 

En 2012, los productores exportaban aproximadamente US$160,000 mensuales.