•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unas mil doscientas manzanas entre maíz y frijoles se sembrarán este año en el departamento de Jinotega, solo en la siembra de primera, aseguró la presidenta de la UNAG en ese departamento, ingeniera Damaris Rivera, quien agregó que están orientando a sus agremiados sembrar semilla de maíz y frijol criolla y acriollada de corto ciclo.

“Estos fenómenos naturales no son nuevos para los productores, ya que desde el año pasado les ha pegado duro, pues en un momento llovió mucho y en otro momento se secó; esto no les permitió obtener el porcentaje de semilla que pensábamos acopiar”, dijo Rivera, tras agregar que “a través del programa de conservación de la semilla criolla, es que unas 200 familias tienen garantizada la semilla para la siembra de primera y la alimentación de sus familiares”.

La dirigente gremial, quien tiene cinco meses de haber asumido la presidencia de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, en ese departamento, agregó que están reorganizándose por rubros, ya que tienen un sector que se dedica a la producción de granos básicos, otros a la ganadería, otro grupo a la caficultura y un grupo pequeño a la producción de hortaliza, expresó.

Seguridad alimentaria

Aseguró que la UNAG trabaja por la seguridad alimentaria de las familias nicaragüenses y ha puesto en marcha, con fondos de la Unión Europea y el Gobierno a través del INTA, el programa del rescate de las semillas criollas y acriolladas, preparando a los productores y productoras para que al menos garanticen la semilla para la siembra y la alimentación de la familia.

La ingeniera Rivera dijo que ya se han reunido con los miembros de la UNAG para ir analizando las causas de los fenómenos naturales y una de ellas son los despales, por lo que acordaron sembrar este año árboles en cada una de las fincas, priorizando principalmente las fuentes de agua, como uno de los elementos importante para la vida.

Señaló que, además de organizar a los productores por rubro, están acotando las zonas productivas. Pantasma y Wiwilí, por ejemplo, están destinados para maíz, frijoles y arroz.

Así mismo, se ha venido trabajando principalmente con mujeres en el sector café, porque a pesar de que hay un plan del Gobierno sobre la renovación del café, no se sabe cómo se va a aplicar. En cualquier caso, los pequeños y medianos productores por tradición renuevan sus pequeñas parcelas, concluyó.