Manuel Bejarano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un proyecto piloto sobre medición de la huella de carbono en el café y el cacao permitió hacer estudios exhaustivos sobre las emisiones de gases con efecto invernadero en todos los procesos de la cadena de valor de esos rubros, explicó ayer Roberto Brenes, gerente general del Centro de Exportaciones e Inversiones de Nicaragua, CEI.

Brenes dijo que hubo hallazgos negativos y positivos durante las mediciones, que permitirán tomar medidas para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero y reforzar los aspectos positivos.

Ejemplificó que el movimiento de fertilizantes, maquinaria, café, cacao, entre otros procesos, son emisores de gases invernaderos; mientras tanto, dentro de los aspectos positivos encontrados manifestó que una de las ventajas en Nicaragua es que se usa más mano de obra que maquinaria, lo que reduce en gran medida las emisiones.

Diez empresas de Nicaragua, de los rubros de café y cacao, participaron en ese proyecto piloto sobre medición de la huella de carbono, organizado por el CEI y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal. El proyecto también fue puesto en práctica en Colombia, Ecuador y República Dominicana.

para la exportación

La reducción de la huella de carbono, explicaron, es un paso importante para el país de cara a los requisitos y exigencias de comercialización en los principales mercados del mundo.

La huella de carbono es entendida como la totalidad de gases con efecto invernadero emitidos en los procesos de una determinada actividad, en este caso, el café y el cacao.