•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los ministros de Turismo de más de cien países examinaron el martes en el World Travel Market de Londres el impacto de la crisis y las fórmulas para resistir la desaceleración que amenaza el sector, con un telón de fondo marcado por la creciente incertidumbre económica.

Mientras en la Feria Mundial del Turismo, que arrancó el lunes en un inmenso Pabellón de Exposiciones en el este de Londres, unos 5.500 expositores de 200 países siguen mostrando los encantos de sus países, los ministros analizaban el impacto del deterioro económico en el sector, un motor vital para sus economías.

Todos los continentes se han visto afectados: en la región de Asia y el Pacífico la caída del turismo fue drástica en los últimos meses, en Europa el sector se estancó en la época veraniega (boreal) y en Latinoamérica se contrajo el crecimiento, señaló Fiona Jeffrey, que preside el WTM.

"Es evidente que la industria del turismo va a sufrir" por causa de la crisis, admitió tras la reunión el secretario de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Francesco Fragialli.

El responsable de la OMT se mostró empero confiado en que la industria turística "va a resistir a la crisis financiera", como superó en años pasados el impacto de los atentados contra las torres gemelas de Nueva York y Washington, o los temores causados por la gripe aviaria.

Sin embargo, las cifras no dejan lugar al optimismo: el barómetro de la OMT, divulgado la víspera en ocasión de la Feria de Londres, confirmó la rápida desaceleración del crecimiento del turismo mundial desde mediados del 2008, por efecto del impacto del aumento de los precios del petróleo, las turbulencias financieras y la caída en los últimos meses de la confianza de los consumidores.

Pese a la desaceleración global, Jefrey indicó que según las previsiones, el crecimiento global del turismo para el 2008 se situará en torno al 2%, gracias a un excepcional crecimiento en los primeros cuatro meses del año, de alrededor del 5,7%.

Esa cifra cayó por debajo del 2% en junio, cuando los precios del crudo se dispararon, encareciendo las facturas de energía y transporte, señaló.

Para 2009, se prevé que el crecimiento sea menor, según cifras de la OMT, que señala que las turbulencias económicas seguirán causando volatilidad, bancarrotas y despidos, y que la incertidumbre persistirá.

Pese a las cifras poco alentadoras, en una industria marcada por un acelerado crecimiento en los últimos cuatro años, prevalece el optimismo en la gigantesca feria londinense.

"Para los delegados y representantes del sector, saber que sus países o sus empresas no son los únicos afectados por la crisis puede ser de cierta manera tranquilizador, así como recordar que la industria ha demostrado en años pasados que supera las recesiones y los desastres", recalcó Jeffrey.

Por su parte, el responsable de la OMT llamó a los gobiernos a incrementar los esfuerzos para promover el turismo, que considera un elemento crucial para la recuperación económica.

Los representantes de América Latina parecen haber volcado su mirada en la región, en vista de que, según las previsiones, la crisis golpeará en particular a los viajes que requieren un transporte cada día más costoso.

Brasil es uno de los países que se muestra optimista ante la crisis gracias a los viajeros de la región, indicó Jeanine Pires, presidenta del Instituto Brasileño de Turismo, Embratur.

Aunque señaló que "aún es demasiado temprano" para evaluar el impacto de la crisis en el tráfico turístico internacional hacia Brasil, Pires afirmó que "el tráfico con Sudamérica está resistiendo" a la crisis.

"Brasil sigue recibiendo turistas de Argentina, Chile Uruguay y Paraguay, afirmó la presidenta de Embratur.