•   Pekín  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las exportaciones de China, segunda economía mundial, ganaron fuerza en mayo con una subida del 7% interanual que superó las expectativas, mientras las importaciones cayeron de forma inesperada, un 1.6% en ese mismo período.

Los datos, publicados hoy por la Administración General de Aduanas del país asiático, evidencian la recuperación global, con mayor número de pedidos al país asiático, pero la aún débil demanda interna de China, a pesar de los esfuerzos de Pekín por avivar el consumo.

La segunda economía mundial registró en mayo un volumen de ventas al exterior de US$195.470 millones (143.280 millones de euros), un 7% más que el mismo período del año pasado, y muy por encima del aumento de abril, del 0.9% interanual.

Las exportaciones siguen así la senda de recuperación que comenzaron en abril, cuando subieron después de dos meses de caídas consecutivas (del 6.6% en marzo y del 18.1% en febrero).

Caen importaciones

Al contrario, las importaciones cayeron de forma inesperada 1.6% interanual en mayo --tras el 0.8% interanual de aumento registrado en abril-- y llegaron a los US$159,550 millones de dólares (116,950 millones de euros).

El superávit comercial se situó así en los US$35,920 millones de dólares (26,329 millones de euros) en mayo, un 74.9 por ciento de expansión.

Los datos acumulados estos primeros cinco meses del año muestran que las compras y las ventas de China al exterior aumentaron en conjunto un 0.2% interanual, una cifra que aún se sitúa muy por debajo del objetivo marcado por el Gobierno chino en este ámbito, del 7.5%.

Cifras son bajas

La baja cifra del volumen total del comercio se debió fundamentalmente a la caída de las exportaciones en los primeros meses del año, que de enero a mayo sufrieron una bajada del 0.4%, mientras que las importaciones crecieron un 0.8% en ese mismo período.

La baja cifra del total acumulado los primeros meses de este año puede deberse a la comparación de datos con el año anterior, cuando las cifras fueron extremadamente altas, “infladas” por el flujo de dinero desde y hacia China continental.

 

7 por ciento fue el alza de las exportaciones, aunque las importaciones cayeron en 1.6%