•  |
  •  |
  • END

La eliminación de las distorsiones de los productos agrícolas es algo en lo que está trabajando la Organización Mundial de Comercio, OMC, para tratar de evitar que estos problemas afecten los precios de los alimentos, en momentos en que se vive un período de “turbulencia” con los valores internacionales de los mismos, dijo Anabel González, Directora de la División de Agricultura del organismo internacional.

Durante un taller sobre el tema de la agricultura dentro de la OMC, la funcionaria de este organismo señaló que es importante el establecimiento de reglas o el fortalecimiento de las ya existentes para tratar de tener un comercio agrícola sin distorsiones, “porque creemos que el comercio es un complemento muy importante de la producción nacional para poder garantizar el acceso a los alimentos para los ciudadanos”.

Dijo que no hay país del mundo que pueda producir todo lo que consume, y aunque haya algunos que traten de hacerlo, tampoco se produce en las mejores condiciones o a los precios que la población necesita.

“El comercio juega un papel fundamental en garantizar el acceso a los alimentos. Pero si el comercio es con distorsiones, eso complica las cosas. Por eso nosotros lo que buscamos es que las reglas de la OMC minimicen o eliminen las distorsiones al comercio, para que haya acceso a los alimentos en los distintos países”, apuntó.

Entre esas distorsiones mencionó los subsidios a la producción, que otorgan muchos países desarrollados a los agricultores, lo que hace que los países en desarrollo compitan en condiciones no justas y que muchas naciones con ventajas para producir, decidan no hacerlo porque no pueden competir contra esos subsidios.

Añadió que problemas similares se presentan con los subsidios a la exportación, la importación y los picos arancelarios que mantienen algunos países, situación que hace difícil que los alimentos fluyan a precios estables.

González señaló que precisamente las restricciones a la importación y la exportación fueron causas de la crisis de los altos precios de los alimentos, porque algunos países impusieron restricciones a la venta de trigo y arroz, y eso elevó los valores de los mismos.

“Todo eso hace que el comercio sea distorsionado, y se busca en la OMC que se reduzcan los aranceles a la importación, para que los países en desarrollo puedan exportar también a naciones desarrolladas”, indicó.

Dijo que también buscan que se reduzcan los subsidios a la producción, incluyendo los más altos, que van de entre 70 y 80 por ciento.


Turbulencia en precios
La funcionaria de la OMC afirmó que desde el año 2006 hasta mediados de este año hubo momentos de precios muy altos en productos como maíz, arroz, trigo y oleaginosas, pero que ahora están bajando. Señaló que hasta el mes de octubre se redujo en promedio un 20 por ciento.

“De hecho el precio del arroz de junio a la fecha ha bajado 40 por ciento; el precio del maíz de mayo a la fecha 40 por ciento, y el del trigo 50 por ciento”, precisó. Sin embargo, dijo que existe el problema de la volatilidad de los precios, porque eso genera una gran incertidumbre en el mercado y afecta el precio a los consumidores.

González manifestó que en medio de la turbulencia los precios de los alimentos han ido bajando, lo cual advierte, no está relacionado con la oferta. Sin embargo, añadió que eso no significa que no puedan subir nuevamente.

Destacó que los precios se van a ubicar en un nivel un poco más alto en comparación con los que tuvimos a fines de la década de los 90 y principios del año 2000, pero en niveles inferiores al último año.

Añadió que el precio internacional de un producto se traslada al mercado local, pero no inmediatamente, porque depende de factores como la distribución y las políticas internas, pero siempre suele reflejarse en los valores internos.