Manuel Bejarano
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La industria de las microfinanzas, luego de una serie de crisis de carácter mundial y local en años recientes, está frente a un panorama de diversos retos y oportunidades en Centroamérica y El Caribe.

140614 microfinancieras

En esta región, el año pasado, las microfinancieras afiliadas a la Red Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas, Redcamif, sumaron más de 1.2 millones de clientes, aunque la cifra puede ser mayor, dado que hay otras organizaciones que brindan servicios de microcréditos fuera de esa red.

En la región existen 133 microfinancieras afiliadas a Redcamif, las que sumaban hasta diciembre último una cartera de crédito de US$1,558 millones.

Las microfinancieras de Centroamérica y El Caribe están en una etapa de recuperación después de la crisis económica mundial que comenzó en el 2008, explicó Iván Gutiérrez, director ejecutivo de Redcamif.

"En la región centroamericana tuvimos pérdidas de cerca de 125,000 clientes en esos años, y este periodo de recuperación quiere decir volver a las cifras normales y comenzar a crecer. Desde el año pasado, las organizaciones han crecido un 7% como promedio en la región", aseguró el director ejecutivo de Redcamif.

Algunos países, según Gutiérrez, van creciendo más rápido que otros, como el caso de Nicaragua, en el que asegura que varias microfinancieras tuvieron un crecimiento de más del 7% promedio de la región.

Cabe recordar que Nicaragua no solo fue afectada por la crisis económica mundial, sino también por crisis económicas y políticas internas, como el movimiento de los “No Pago”, que le causaron tremendos dolores de cabeza a esa industria entre el 2008 y el 2011. Según la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas, Asomif, las pérdidas ascendieron a unos US$100,000.

Créditos al campo

Las instituciones de microfinanzas de la región siguen contribuyendo al desarrollo de los micro, pequeños y medianos empresarios, pero se ha puesto de manifiesto en la “VII Conferencia de Microfinanzas de Centroamérica y el Caribe", que concluyó ayer en República Dominicana, la necesidad de redirigir los créditos a sectores más necesitados, como el área rural.

Según las estadísticas de Redcamif, el 31.9% de la cartera de créditos de las microfinancieras en la región está dirigido al sector comercio, el 17.5% a servicios y el 15% a consumo. Apenas el 12.5% es dirigido al sector agropecuario y forestal.

Jacoba Rodríguez, presidenta de Redcamif, dijo que las microfinancieras tienen que tener una metodología bien especializada para trabajar con los sectores rurales, dado a los múltiples riesgos que existen, como variaciones climáticas que afecten la producción, tasas de mora e institucionalidad local.

"Hay experiencias muy exitosas en Centroamérica de instituciones (microfinancieras) dedicadas a trabajar en el campo y se ha demostrado que se puede atender al sector agropecuario y ser sostenibles, pero hay que hacerlo con una metodología adecuada", sostuvo.

Rodríguez destacó la importancia de apostar fuertemente por ese sector, dado que se garantiza la seguridad alimentaria de los países, al financiar la producción, y por otro lado se evita la migración del campo a la ciudad.

Entre los países que más dirigen sus microcréditos al sector agropecuario se destaca Costa Rica, que destina el 49.6% a ese sector, pero es que en ese país las microfinancieras han crecido en sentido contrario del resto de la región, explicó Roinel Vargas, director ejecutivo de la Red Costarricense de Organizaciones para la Microempresa, Redcom.

 

7 por ciento promedio fue el crecimiento de la cartera de créditos de las microfinancieras en el 2013.

 

La cartera de créditos de las microfinancieras en la región está dirigido al sector comercio, el 17.5% a servicios y el 15% a consumo.