•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unos 150 pequeños, medianos y grandes productores de arroz de la comarca de Malacatoya, en Granada, guardan la esperanza que para el próximo 10 de julio el fenómeno climatológico El Niño haya abandonado nuestro país. Esa es la fecha que los agricultores tienen proyectada para sembrar las primeras semillas de este importante grano.

Clemente Pavón, directivo de la Asociación de Trabajadores del Campo (ATC), manifestó que en lugar hay actualmente unas 14 mil manzanas de tierra dedicadas a este rubro y que de la zona proviene el 35% de la producción nacional de arroz. "En otros años no hemos tenido que esperar tanto tiempo, para esta fecha ya teníamos agua en nuestros terrenos, lo suficiente para sembrar. Los productores están preocupados".

En estos días, previo a la plantación, Pavón, indicó que están luchando por conseguir un poco de agua para regar sus parcelas y lograr que la maleza crezca. “Eso se hace con el objetivo de que el monte crezca para luego quemarlo y que la tierra quede limpia para la siembra del arroz”, explicó.

Ríos y pozos

Muchos pequeños y medianos productores consiguen el líquido en los dos ríos aledaños (Malacatoya y Panaloya) y la mayoría de los grandes lo obtienen de los pozos que han instalado en sus propiedades, el problema es que la falta de lluvia ha reducido drásticamente el caudal de estas fuentes. Por esto, el productor señaló que no representan alternativa a largo plazo.

La próxima semana, los miembros de la ATC esperan hacer un recorrido por la zona a fin de conocer más detalles de la situación. Además de Malacatoya, el municipio de Nandaime concentra una importante superficie destinada para el cultivo de arroz.

El Nuevo Diario intentó conversar con el delegado departamental del Ministerio Agropecuario, "Magfor", Antonio Marín, pero respondió que se comunicaría posteriormente.