•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El productor Odel Gutiérrez, miembro de la Asociación de Ganaderos de León, Asogal, confirmó que más del 5% del ganado vacuno en el departamento se encuentra en crisis debido a la escasez de alimento (pasto) y agua, que es producto de la inestabilidad de las lluvias en el presente invierno.

Igualmente, Gutiérrez comentó que en León unas 250,000 reses se encuentran en crisis por falta del vital líquido (agua) y de pasto.

“Hay que procurar que el ganado, sobre todo el que presenta desnutrición, esté vitaminado y estable para evitar que entre en crisis de indigestión”, dijo el productor y representante de más de 50 pequeños y medianos ganaderos de la región.

Gutiérrez, quien es propietario de la Finca Luz y Sombra en la comunidad Las Pilitas, del municipio de El Jicaral, afirmó que existen reportes alarmantes en los cuales se informa de que el ganado vacuno ha muerto por la falta de alimento.

Explicó que para enfrentar la sequía, tal como ocurre en verano, muchos productores optaron por almacenar pastos en forma de silos. “Hemos diseñando un sistema de pastoreo y de alimentación de granos; hemos sembrado pasto resistente a la sequía y que almacena fibras, (además) se ha trabajado en mejorar la genética del ganado”, confesó el productor.

Llamado al Gobierno

Gutiérrez, quien también se dedica a la producción y comercialización de los pastos angleton, rastrero y gama, sostuvo que hay algunas razas de ganado que están hechas para soportar la sequía, pero, a pesar de eso, cuentan con un sustituto alimenticio a base de melaza, cascarilla de maní molida y sales minerales.

“Los productores de Malpaisillo, Nagarote, La Paz Centro, El Sauce y El Jicaral estamos preocupados porque estamos llegando al punto de que se nos van a acabar las reservas de alimentos. El río Sinecapa en El Jicaral ha bajado su caudal de agua, además hemos observado en otros sectores una sequía generalizada”, mencionó Gutiérrez, quien hizo un llamado al Gobierno central para que proceda con la instalación de una mesa de diálogo para analizar la situación que atraviesan los productores y ganaderos.