•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En el Mercado Oriental ciertos comerciantes saben que el gobierno autorizó la importación de 20,000 toneladas (440,924 quintales) de frijol rojo, para ponerle un freno a los altos precios del grano.

200614 frijolesSin embargo, todos opinan que la medida es buena para que el precio del grano, que se ha ido encareciendo a niveles insospechados, debido al presunto acaparamiento por parte de los intermediarios, vuelva a su normalidad. El año pasado, la libra del grano se compraba en los mercados a C$12.

El precio

Hasta el momento, nadie se atreve a pronosticar a cuánto podría descender el precio del frijol, a partir de la importación anunciada por el Gobierno, pero el mismo presidente de la República, Daniel Ortega, manifestó que la libra del grano cosechado en el país debería costar “a lo sumo C$15 o C$16”.

Ortega dijo que el precio del frijol solidario, por ejemplo, arrancó en C$18, luego bajó a C$16, y actualmente se está vendiendo a C$15.

El Gobierno anunció que el frijol importado, el cual entrará libre del pago de Derecho Arancelario a la Importación, será colocado en puestos móviles y fijos que puedan venderlo directamente a los consumidores, sobre todo en los municipios donde se ha registrado escasez del grano.

Hasta hace poco, el gran culpable del aumento del precio del frijol era la especulación, pero en los últimos días, según los comerciantes del Mercado Oriental, se ha hecho sentir la escasez del producto.

Un comerciante, que solo se identificó como Bismark, dijo que ayer solo llegó un camión, procedente de Wiwilí, a vender frijoles. Lo llevó a C$2,150 por quintal, a pesar de que los comerciantes esperaban un mejor precio.

Entre tanto, Ortega hizo un llamado a los intermediarios a bajar los precios de ese alimento.

Paliar déficit

Azucena Castillo, gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, dijo que le parece necesaria la decisión de importar el grano “si es para paliar un déficit que está afectando el bolsillo de los consumidores”.

Castillo opinó que tanto el sector privado como el público deben manejar reglas claras y políticas transparentes, que permitan a los diferentes actores de la cadena hacer sus planes de negocios, para que productores, comercializadores y exportadores puedan asegurar las cosechas, con el fin de abastecer el mercado nacional, más los negocios orientados al mercado internacional.

Añadió que los intermediarios desempeñan una labor social, porque invierten sus recursos en la captación, transporte y distribución de los granos, pero no deben caer en el agiotismo o especulación de precios.

Productores

El dirigentes de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, y de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua, Upanic, desestimaron que la importación de frijol vaya a tener un efecto negativo en los productores del país.

“Ahorita no hay cosecha, así que no tiene ninguna repercusión. Además, la distancia entre el precio que paga el consumidor y lo que se le paga al productor en la realidad es demasiada grande”, aseguró Álvaro Fiallos, presidente de la UNAG. Mientras tanto, Manuel Álvarez, directivo de Upanic, opinó que la importación es una medida muy positiva. Álvarez confía en que el precio del frijol volverá a la normalidad en cuanto el grano importado entre al mercado.

 

“Si se importan más frijoles, vamos a bajar el precio. Nosotros estamos hablando de un consumo de 2.5 millones de quintales. Habría que ver qué impacto tendría esa importación, si va a ser la única o si habrá más”.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Funides

 


Con colaboración de Alma Vidaurre @almavidaurre