• Ginebra |
  • |
  • |
  • AFP

La Organización de las Naciones Unidas, ONU, elevó a un 80% la probabilidad de que este año vuelva a producirse el fenómeno El Niño, que se caracteriza por temperaturas inusualmente cálidas en el Pacífico y puede acarrear sequías e inundaciones en todo el mundo.

“Existe un 60% de probabilidad de que entre junio y agosto se instale plenamente un episodio de El Niño, y esa probabilidad será de entre 75 y 80% para el período de octubre a diciembre”, precisó la Organización Meteorológica Mundial, OMM, una entidad de la ONU, con sede en Ginebra.

La ONU también afirmó que las predicciones de los modelos y opiniones de los expertos coinciden en que el fenómeno persistirá durante los primeros meses de 2015, para luego disiparse.

Se alistan

“Muchos gobiernos ya han comenzado a prepararse para la llegada de El Niño”, que será muy probablemente de “intensidad moderada”, precisa la OMM, entre ellos Nicaragua, país en el que en las últimas semanas se ha sostenido una serie de reuniones entre los sectores productivos y el Gabinete de Producción, Consumo y Comercio del Gobierno.

Ante esa situación, el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos, UNAG, Álvaro Fiallos, dice que lo que les queda a los productores nicaragüenses es irse adaptando a los cambios y variaciones climáticas.

"Ahorita, se toma como pronósticos. Pueden ser que pase o no. Lo importante es que tenemos que ser positivos", comentó Fiallos.

Malos Pronósticos

En una rueda de prensa en Ginebra, los expertos del organismo estimaron este jueves que aún era difícil determinar con precisión las regiones que se verán más afectadas y el tipo de perturbaciones a las que se verían más expuestas, dejando para agosto próximo la fecha en que serán más precisos los pronósticos.

La OMM señala sin embargo que “recientemente las aguas del Pacífico tropical han registrado un aumento de la temperatura alcanzando el umbral débil de El Niño” y que la tendencia se mantendrá “durante los próximos meses”, para alcanzar “su máxima durante el último trimestre de 2014”.

“Las predicciones de los modelos y las opiniones de los expertos coinciden en que el fenómeno cobrará máxima intensidad durante el cuarto trimestre y persistirá durante los primeros meses de 2015 para luego disiparse”, especifica.

El Niño es un fenómeno natural, que se produce cada 2 a 7 años, y “tiene gran influencia en el clima mundial”. Su última aparición data de 2009-2010, recuerda el informe.

Impactos socioeconómicos

El director de previsiones climáticas de la OMM, Maxx Dilley, señala que muchas regiones pueden verse afectadas “por la sequía, las lluvias torrenciales, el aumento o el descenso de las temperaturas”, y que en ciertos casos esas alteraciones “pueden ser extremas”.

Las variaciones tienen además impactos en la agricultura, el aprovisionamiento de agua y la irrigación. Y las inundaciones pueden generar destrucciones de infraestructuras o provocar epidemias de cólera.

El Secretario General de la OMM, Michel Jarraud, consideró sin embargo que “los gobiernos del mundo entero han contado con tiempo suficiente para elaborar planes de contingencia a fin de hacer frente a los posibles efectos que El Niño (...) en la agricultura, la gestión de los recursos hídricos, la salud y otros sectores sensibles al clima”.

“Seguimos siendo vulnerables a esta fuerza de la naturaleza, pero podemos protegernos preparándonos mejor”, agregó.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) advirtió en mayo que un nuevo episodio de El Niño podría acentuar la tendencia a la baja de la producción de arroz en Asia y reducir las capturas de peces en América del Sur, entre otros impactos.