• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Jairo Ruiz es un ingeniero en Computación, que entre enero y junio ha tenido que desembolsar 8.24% más de efectivo para lograr llenar el tanque de su vehículo Kía tipo sedán. Pasó de gastar C$1,114.94 en enero, a C$1,206.92 en junio.

Nicaragua es el tercer país con los combustibles más caros en Centroamérica, donde los pobladores como este ingeniero resienten la tendencia alcista que ha elevado el precio de los hidrocarburos a lo largo del año.

En enero pasado el litro de la gasolina súper apenas costaba C$32.73, desde entonces el precio de este hidrocarburo ha ido en ascenso. En la última semana el precio del litro se fijó en C$35.43, pero con el nuevo incremento de C$0.35, anunciado por las petroleras, fijará su costo en C$35.78 en Managua a partir de este domingo.

Este derivado del petróleo ha tenido un incremento de 9.3% entre enero y ju nio. El ingeniero en Computación, ahora tiene que desembolsar C$91.98 más para poder echar los nueve galones que necesita el tanque de su automotor.

Un informe sobre precios promedio de las gasolinas publicado por el Comité de Cooperación de Hidrocarburos de América Central, destaca que hasta el 21 de junio, Costa Rica tenía el costo más alto en la gasolina súper (US$5.34 por galón), seguido de Honduras (US$5.09) y Nicaragua (US$ 5.05).

Panamá (US$4.26), Guatemala (US$4.41) y El Salvador (US$4.48), tienen los costos más baratos por cada galón de gasolina súper.

Todos suben

Para este fin de semana las petroleras anunciaron un nuevo ajuste. El costo de la gasolina regular que tiene un precio de C$33.99, tendrá una variación dirigida al alza, de C$0.20, lo que fijará un precio de C$34.19 para el consumidor final.

El diesel, a su vez, tendrá un ajuste de C$0.23 lo que obligará a las estaciones de servicio a cambiar las pizarras de C$30.11 a C$30.34, según la fuente.

El abogado Martín Chica, que también se ve obligado a pegar "carrera" cuando escucha de un alza en los combustibles, considera que el Gobierno debe pensar en una política que ayude a "bajar" el tributo aplicado a este producto.

“Bajarlo un poco para ayudar al consumidor. Los diputados no quieren porque a ellos les dan cupones, y no tienen que sacarlo (el efectivo) de su bolsa", precisó el experto en leyes.

La Ley de Concertación Fiscal establece un cobro de US$0.18 por cada litro de las gasolinas súper y regular, y un tributo de US$0.14 en el caso del diesel.