•   Juigalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Agricultores de las comarcas El Juste y El Gigantillo, del municipio de Juigalpa, creen que si continúa sin llover en sus comunidades, podría desencadenarse una hambruna ante la falta de un buen invierno.

Mario Saballos, uno de los productores de granos básicos de la comarca El Juste, lamentó la situación en la que se encuentra.

“Realmente nos sentimos muy tristes todos los campesinos al ver lo que nos está sucediendo. Cada campesino ha hecho 3 siembras (de frijol y de maíz) buscándole, pero de las 3 no hemos visto ningún resultado. Es bien fregada la situación… nos vamos acercando a cuestión de hambre…“, reitero Saballos, quien le pidió a Dios a que interceda por ellos para que “nos mande agua (lluvia) para ver si cosechamos“.

Agregó que “ya se nos está escaseando la comida. El frijol no lo estamos comiendo… el maíz lo ensilamos, por eso tenemos; el tomate y la chiltoma ha sido difícil tenerlos al día de hoy…“, indico Saballos.

Añadió que los frijoles que sembraron en seco en mayo, en la siembra de primera, nacieron, pero que luego se secaron por falta de lluvia.

“A veces tenés que estar todo el día en los cultivos para ver que el frijol crezca un poquito“, manifestó Saballos, quien le pidió apoyo al Gobierno con semilla para sembrar, ya que se les agotó.

“Antes para este tiempo ya teníamos milpas, y ahora no vas a ver ni una milpa… en otros años ya estábamos sacando chilote, elote… ahora tenemos que comprar el maíz y el frijol negro que es lo más barato“, dijo.

Cultivos no nacieron

Pablo Cabrera, productor de la comunidad El Gigantillo, también de Juigalpa, dijo que los productores de su comarca sembraron 30 manzanas entre maíz y frijol, pero que con el fenómeno El Niño se fueron al fracaso, porque las plantas no llegaron a nacer por falta de lluvia.

Ante esa situación, Cabrera también pidió apoyo al Gobierno para que los ayude al menos con semilla para continuar sembrando para ver si se pegan las plantas.

“Nos estamos viendo en aprietos con este (mal) invierno…“, dijo Cabrera

En la comunidad El Gigantillo hay 60 viviendas para igual cantidad de familias, aunque podría haber más, debido a que en cada casa a veces habitan hasta 2 o más familias por la misma pobreza en que viven.