•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La transferencia de embriones en la ganadería, hoy, es una práctica muy común en Nicaragua. Carlos Gutiérrez, conocedor del tema, explica que el objetivo de la técnica es incrementar la producción de una hembra de alto valor genético.

Siendo conservador, dice Gutiérrez, se pueden obtener entre 4 y 5 embriones de una vaca “donadora”; sin embargo, dice haber tenido experiencia de vacas con las que ha obtenido hasta 30 embriones.

“La hembra, en ganado bovino, naturalmente tiene una cría por vaca al año. La transferencia de embriones vino a revolucionar el valor genético de la hembra”, explicó Gutiérrez.

La técnica se basa en la sobreovulación de la vaca, conocida como “donadora”, los que en un período son extraídos a través de un catéter y transferidos a otra vaca conocida como “receptora”.

En los inicios de la transferencia de embriones, la técnica se hacía de manera quirúrgica, pero se corría el riesgo de perder animales por infecciones. Actualmente, se hace de manera no quirúrgica, y existe la ventaja de que a una misma vaca “donadora” se le puede aplicar la técnica entre tres y cuatro veces al año.

De manera que si a una vaca se le aplica tres veces al año, el resultado sería de hasta 15 embriones anuales.

PREÑEZ

Con embriones transferidos frescos existe un índice de preñez de entre el 60% y el 70%, mientras que si los embriones transferidos son sometidos a procesos de congelamiento el índice de preñez se reduce a entre 30% y 35%.

Otro de los beneficios de la transferencia de embriones es que se puede importar material genético de cualquier país certificado para vender. Eso permite traer al país mejores razas, con un precio relativamente menor de lo que costaría traer el animal vivo.

Los costos de embriones importados desde Estados Unidos pueden variar, según las razas, entre US$700 y US$1,000; entre tanto, embriones desarrollados en el país tienen un costo de entre US$400 y US$500.

En Nicaragua, Carlos Gutiérrez identifica dos ganaderías que trabajan fuertemente con embriones importados de Estados Unidos y embriones desarrollados por ellos mismos: Ganadería Luz y Sombra, del productor Odel Gutiérrez, y Ganadería El Rosario.

Según Gutiérrez, la técnica se comenzó a descubrir en el mundo en 1980, y en Nicaragua comenzó a practicarse en 2002. Sin embargo, eran pocos los productores que la usaban.

Entre tanto, Avelino Martínez, productor de ganado de raza, de Cuapa, y vicepresidente de la Feria Permanente Expica, dijo que unos 10 colegas suyos utilizan esa técnica.

“Es una técnica excelente para mejorar el hato e incrementar el grupo de ganado puro. Lo que hacemos es utilizar las mejores hembras con los mejores toros del mundo”, afirmó Martínez.

¿En qué consiste la transferencia de embriones?

Consiste en provocar que una vaca de alto valor genético, conocida como “donadora”, produzca varios embriones.

Receptora

Los embriones le son extraídos a la “donadora” para ser transferidos a otra hembra conocida como “receptora”, o que, en otras palabras, presta su vientre.

Vientre de alquiler

Esa vaca “receptora” no transmite ninguna característica genética a la cría, ya que su función es solo mantenerla hasta el parto y durante la lactancia.

Toros

En el proceso, además, participan toros de comprobada alta calidad genética para el proceso de inseminación.

Alta productividad

Con esa técnica de transferencia de embriones se han logrado resultados de más de 100 crías por vaca, durante su vida productiva.

 

Seguí al autor en Twitter: @ManuelBejaNi