•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

"Antes éramos productoras, ahora todas las mujeres somos empresarias". Bajo esa visión, hace dos años, un grupo de mujeres productoras de cerdo, originarias de Matagalpa, dejaron de ser simples productoras para establecer una cooperativa donde ahora dan valor agregado al producto.

Un total de 158 mujeres, que inicialmente fueron beneficiadas con el programa gubernamental del Bono Productivo, son actualmente miembros de la Cooperativa Multisectorial "Leyla López Núñez". Esta está establecida en el municipio de Sébaco, donde producen chuletas, chorizo y otros derivados del cerdo.

"A lo mejor llegamos a ser grandes empresarias, porque esa es la visión que tenemos todas las mujeres. Con esto, nuestros ingresos familiares mejoraron y podemos darle estudios a nuestros hijos", precisó Consuelo Velásquez, socia activa de esta cooperativa.

Las mujeres de Sébaco son beneficiarias directas del Proyecto de Apoyo para la Inserción de los Pequeños Productores en las Cadenas de Valor y Acceso al Mercado, Procaval, que sirve de estrategia para elevar la productividad en el campo.

Apoyo del FIDA

El proyecto Procaval que busca mejorar el ingreso de las familias en zonas rurales, tiene su área de intervención en varios municipios de Jinotega, Boaco, Estelí, Rivas, Masaya, Carazo y León.

Procaval busca la inserción en cadenas de valor de pequeños productores de café, cacao, ganado, lácteo, porcino, entre otros.

Los proyectos desarrollados cuentan con el respaldo financiero del Gobierno, el Banco Centroamericano de Integración Económica y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, FIDA.

Para conocer el avance de los proyectos esta semana arribó al país el presidente del FIDA, Kanayo F. Nwanze, quien visitó un acopio de cebollas, una granja porcina y una finca cafetalera en Matagalpa.

Durante su recorrido reconoció el avance en cada uno de los proyectos donde los beneficiados están generando "valor agregado y mejores condiciones de vida".

"Entendemos el valor que tiene el sector para la seguridad alimentaria del país, que es fundamental para el desarrollo económico", precisó Nwanze.

El FIDA apoya a Nicaragua desde los años ochenta y la cartera de proyectos ha beneficiado a unas 400,000 personas. En Sébaco, también existe un grupo de productores de cebolla que recibieron financiamiento para instalar un acopio donde ahora pueden clasificar el producto.

“Hemos logrado que nos paguen mejor precio por nuestros productos y beneficiamos en las comunidades donde tenemos gente trabajando; algunos productores han podido pagar a sus hijos la universidad", señaló William Martínez, de la Cooperativa Agropecuaria de Producción de Hortalizas, Coprahor.

 

28 millones es el presupuesto de Procaval.

 

El Gobierno debe invertir en escuelas, caminos y electricidad, porque eso es lo que la población rural (requiere) para progresar

Kanayo F. Nwanze,

presidente del FIDA