•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua no forma parte del Programa Cooperativo Regional para el Desarrollo Tecnológico y Modernización de la Caficultura, Promecafe, desde mediados de los años noventa, según el productor cafetalero Julio Solórzano.

Incorporarse a ese programa fue una de las recomendaciones que brindó una misión técnica conformada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO; el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza, Catie; la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria, Embrapa; el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, FIDA, y la Organización Internacional del Café, OIC.

El objetivo de unirse a ese programa sería fomentar la cooperación y realizar estudios especiales sobre zonificación ecológica y agroecológica para la producción de café, sostiene el Catie en su sitio web.

El Catie también podría aportar mucho en temas de protocolos de investigación, en la formación de recursos humanos en todos los niveles y en la disponibilidad de materiales a través de su Colección Internacional de Café, afirmó Elías de Melo, investigador de ese centro.

Riqueza tecnológica

Solórzano destacó que Nicaragua está dejando de obtener valiosa información técnica sobre café por su ausencia en ese programa.

“Hemos perdido no solo la experiencia que genera cada uno de los institutos centroamericanos de café (que conforman Promecafe), sino que otra información que maneja ese programa. Hay una riqueza tecnológica muy importante en Promecafe", subrayó el productor.

Solórzano agregó que se hace más importante la presencia de Nicaragua en ese programa si se toma en cuenta los reducidos recursos que tiene el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria, INTA, para desarrollar investigaciones sobre café.

“Nosotros estamos a la deriva. Algunos finqueros vamos a los otros países centroamericanos a tratar de adoptar algún tipo de tecnología; patinamos, fallamos, aprendemos un poco, pero ahí vamos. Pero si nos vamos a meter en algo en serio (Plan Nacional de Transformación y Desarrollo de la Caficultura), es fundamental que invirtamos en tecnologías", recomendó el productor.

La misión técnica mencionada recomendó la necesidad de establecer un programa nacional de certificación de semillas, así como la introducción al país de variedades potenciales, validadas en Centroamérica.