Manuel Bejarano
  •   Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Comisión del Codex Alimentarius, operada conjuntamente por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, y la Organización Mundial de la Salud, OMS, recomendó esta semana no permitir más de 0.01 miligramos de plomo por kilogramo en los preparados para lactantes.

Asimismo, por primera vez, esa comisión recomendó un nivel máximo de 0.2 miligramos por kilogramo para el arsénico en el arroz, según una nota de prensa de la FAO.

La Comisión del Codex Alimentarius aprobó esta semana esas nuevas medidas para proteger la salud de los consumidores en todo el mundo, en su reunión anual que contó con la participación de representantes de 170 países, unas 30 organizaciones gubernamentales y no gubernamentales y la Unión Europea.

El porqué

Los bebés y los niños pequeños son especialmente vulnerables a los efectos tóxicos del plomo, explica la nota de prensa de la FAO.

Pueden sufrir efectos adversos en su salud, profundos y permanentes, que afecten especialmente el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso, lo que puede disminuir su capacidad de aprender, agregó.

Según la FAO, los niveles de plomo en los preparados para lactantes pueden ser controlados al obtener las materias primas de zonas donde esa sustancia esté menos presente.

Entre tanto, la exposición prolongada al arsénico puede causar cáncer y lesiones en la piel. También se ha asociado con efectos negativos sobre el desarrollo, enfermedades del corazón, diabetes y daños en el sistema nervioso y el cerebro, sostiene la nota de prensa.

La FAO alertó que ese material tóxico puede entrar en la cadena alimentaria al ser absorbido por los cultivos, ya que se encuentra en altos niveles de forma natural en el agua subterránea y en el suelo en algunas partes del mundo.

“El arroz, en particular, puede acumular más arsénico que otros cultivos, y debido a que es el alimento básico para millones de personas, puede contribuir significativamente a la exposición a este elemento, que es perjudicial para la salud humana”, destaca la nota de prensa.

Medicamentos

La Comisión del Codex Alimentarius también recomendó restringir el uso de ocho medicamentos veterinarios en animales para la producción de alimentos, ya que pueden permanecer cantidades de los mismos en la carne, leche, huevos o miel. Esos medicamentos son: cloranfenicol, verde malaquita, carbadox, furazolidona, nitrofural, clorpromazina, estilbenos y olaquinadox, que pueden tener efectos potencialmente adversos en la salud humana y pueden contribuir al desarrollo de resistencia a los medicamentos.

Para el futuro

Hay una variedad de temas que pretende abordar esa comisión en el futuro, como normas para las pimientas negra, blanca y verde, comino, orégano, tomillo y ajo, y de niveles máximos para el cadmio en el chocolate y los productos derivados del cacao.