•   Australia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los ministros de Comercio del Grupo de los 20 (G20) se comprometieron en Sídney a impulsar la liberalización de los mercados para mejorar el crecimiento económico mundial, en una reunión ensombrecida por el caso del avión derribado en el este de Ucrania.

“Cada país en la reunión reafirmó su compromiso para que los nueve acuerdos (del Paquete de Bali) sean completados”, dijo tras el encuentro el ministro australiano de Comercio, Andrew Robb, en una comparecencia junto al secretario mexicano de Economía, Idelfonso Guajardo.

El llamado Paquete de Bali, aprobado por la Organización Mundial del Comercio (OMC) en diciembre y punto central de las discusiones en Sídney, persigue facilitar el comercio con la simplificación de las normas aduaneras y la mejora de los flujos transfronterizos.

Nadie quedará atrás

El primero de los acuerdos “tiene un plazo fechado para el 31 de julio y es el referido a la facilitación del comercio”, según dijo Guajardo tras la reunión respecto a la fecha límite en la que este debe ser ratificado antes de que entre en vigor un año más tarde.

Robb, por su parte, aseguró que “ningún país se quedará atrás” y recordó que Australia y otros socios del G20 han aportado fondos significativos para avanzar en este punto ante el que han mostrado su preocupación India, por cuestiones de seguridad alimentaria, y varios países africanos.

Los promotores de la iniciativa defienden que el acuerdo permitirá aumentar el PIB mundial en alrededor de US$1 billón por año (unos 739,201 millones de euros) y crear unos 21 millones de empleos, de los cuales 18 millones estarían en los países en desarrollo.

Dos puntos de vista

El secretario de Estado de Comercio de España, Jaime García-Legaz, indicó que pese a que “siguen existiendo las dos líneas tradicionales de los países más desarrollados frente a la de otros emergentes”, el diálogo sobre la eliminación de las barreras fue bastante “constructivo” y “franco”.

En la reunión, previa a la cumbre de líderes del G20 que se celebrará en noviembre en Brisbane, los participantes expusieron sus iniciativas para alcanzar el objetivo de crecimiento mundial en los próximos cinco años de un 2% por encima de las previsiones.

El énfasis del comercio en la agenda del G20 contribuye a “la estrategia de crecimiento del 2% del PIB sobre el crecimiento estructural”, subrayó el representante de México.