• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, la educación es el principal medio para la construcción de valores de una sociedad y es un elemento constitutivo del desarrollo humano. Asimismo, abre las puertas para potenciar las capacidades económicas y el desarrollo de los países.

En este sentido, un estudio realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides, coincide con la afirmación del PNUD, pues revela que por cada año adicional de escolaridad, también aumentan los ingresos de las personas en un poco más del 7%.

“Esto demuestra la importancia que tiene la educación y aquí es donde entran las universidades, que son un elemento clave para mejorar la productividad y competitividad económica de un país; pero para eso es necesario que exista una buena articulación entre los empresarios y las casas de estudios superiores", indicó el profesor universitario Carlos Estrada.

A juicio de Estrada, lograr una alta calidad educativa es el gran reto que tienen las universidades, pero esta tiene su base en la educación continua de sus docentes.

"Cada día que pasa se hace más evidente la necesidad de una nueva articulación entre la educación media y superior, y las diferentes instituciones del Estado y con el mismo sector empresarial”, destacó Estrada.

Este docente indicó que la educación básica y media surgieron para brindarle al pueblo nicaragüense la formación mínima que requería para poder satisfacer sus necesidades primarias. También confesó que la educación superior antes era para un grupo seleccionado que tenía la "misión" de conducir al pueblo.

¿Qué demandan las empresas?

Una titulación, el dominio de dos o más idiomas, la movilidad geográfica, la versatilidad, el manejo de las redes sociales, tener iniciativa y estar preparado para adaptarse al cambio, según el catedrático Israel Moncada es lo que se requiere.

"Pero esto no se logra mientras no haya una vinculación directa entre los empresarios, el Gobierno y las casas de estudios superiores”, detalló Moncada.

La globalización mundial pone de manifiesto, según Estrada, la urgente necesidad de que las organizaciones empresariales que producen bienes y servicios, reconozcan el valor estratégico de la innovación y la incorporen en su gestión; sin embargo, para eso deben articularse de una mejor manera con las universidades.

Este catedrático sostiene que efectuar el tránsito de la ciencia y la tecnología a la innovación empresarial constituye hoy en día uno de los retos más importantes que enfrentan los países como Nicaragua.

“Este debe ser un esfuerzo que involucre a actores y sectores estratégicos, las universidades con sus centros de investigación y desarrollo, el Gobierno con sus posibilidades de financiamiento y asistencia técnica, y el sector empresarial con sus empresas brindando empleos y riquezas para el país", explicó Estrada.

Educación sí paga

Hauke Maas, economista de Funides, manifestó que aquellas personas que logran completar el quinto año de secundaria, el premio que reciben en su vida profesional es mucho mayor que los que estudiaron hasta sexto grado.

El funcionario de Funides indicó que la tasa de retorno social demuestra que la decisión de invertir en educación en sus diferentes niveles es "rentable", para los individuos y para la sociedad en general.

Paul Oquist, asesor presidencial para Políticas Nacionales, ha destacado durante múltiples presentaciones a estudiantes sobre la construcción del canal interoceánico que el gran reto de Nicaragua está en la formación del talento humano necesario para aumentar su productividad y desarrollo.

Igualmente Oquist ha dicho que la evolución reciente y futura de la economía nicaragüense dependerá de las grandes inversiones y la estabilidad macroeconómica, pero también resaltó que se necesitan más profesionales y técnicos de las diferentes ramas.

"Cada día que pasa se hace más evidente la necesidad de una nueva articulación entre la educación media y superior, las diferentes instituciones del Estado y con el mismo sector empresarial".

Carlos Estrada, catedrático de la UCA.

Por cada año adicional de escolaridad, también aumentan los ingresos de las personas en un poco más del 7%, coinciden el Funides y el PNUD.