• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El plan de continuidad de negocio tiene como objetivo principal proteger los procesos críticos y operativos del negocio contra desastres naturales o fallas mayores por la interrupción de las operaciones de una empresa, disminuyendo el impacto financiero, pérdida de información crítica, credibilidad y productividad, cuidando la marca y reputación. A esto le podemos sumar enfermedades, huelgas o cortes en la cadena de suministros.

La continuidad de negocio le proporciona un marco que le permite identificar las principales amenazas a su organización y fortalecer la capacidad de la misma.

Un plan de continuidad de negocio le permitirá tener definida una estrategia para seguir operando durante y después de la interrupción.

En Nicaragua y principalmente Managua, que es una ciudad altamente vulnerable a eventos sísmicos y volcánicos, el contar con un plan de continuidad de negocio se hace mandatorio para toda empresa de producción, distribución y/o instituciones que prestan servicios.

Debido a que cualquier interrupción en los procesos de negocio afecta la operación y su continuidad, la dirección general es la que debe tomar la responsabilidad, aprobar, poner en marcha y validar formalmente un plan de continuidad de negocio que cubra las actividades críticas de la empresa o institución.

Algunos de los elementos a considerar son los siguientes:

l Respaldos de la información debidamente probados y validados.

l Políticas de seguridad física.

l Crear un centro de operación en caso que no se pueda operar en las instalaciones.

l Contar con la infraestructura tecnológica adecuada y suficiente para soportar las aplicaciones claves del negocio, tanto productivas como financieras.

l Definir roles y responsabilidades de las diferentes áreas.

l Entrenar al personal involucrado.

l Simular la activación del plan de continuidad de negocio.

l Darle mantenimiento de manera que se puedan identificar posibles fallas y/o oportunidades de mejoras.

Lo más importante es que este plan debe ser preventivo y no correctivo para continuar con las actividades críticas del negocio, en caso de una falla o desastre inesperado que pudiera seriamente interrumpir los procesos y actividades importantes de la operación de la empresa o institución.

Este plan de continuidad de negocio es aplicable a organizaciones de cualquier tamaño y en todos los sectores, desde el sector público al privado, desde las empresas de fabricación a las empresas de servicios.

*Gerente de Ventas Xerox y Soporte

PBS Nicaragua