• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

A pesar de que Nicaragua desde el año 2009 cuenta con una ley para llevar a cabo el programa del vaso de leche escolar y de ser un país predominantemente ganadero y productor de leche, no es de los países de Centroamérica que más consumen leche, afirmaron representantes del sector lácteo.

Wilmer Fernández, vicepresidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, dijo que según sus estadísticas, en el país se producen alrededor de cuatro millones de litros de leche diarios, que permiten satisfacer la demanda nacional y ventas del producto al exterior.

Sin embargo, según Fernández, el país consume en promedio 80 litros per cápita anuales, por debajo del resto de la región que consume entre 160 y 180 litros, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

REALIZARÁN ESTUDIO

Para impulsar el programa del vaso de leche escolar, el sector lácteo privado del país anunció que realizará un estudio que propondrá alternativas de logística al Gobierno y organismos cooperantes. Ese estudio se llevará a cabo con apoyo de la Federación Panamericana de la Leche, Fepale, y del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, IICA.

Eduardo Fresco, presidente de la Fepale, que estuvo de visita en Nicaragua, enfatizó que el estudio es importante para el éxito del programa.

“No puede nadie decidir una política lechera, que incluya ese tipo de programas (del vaso de leche escolar) sin saber qué es lo que se requiere. Entonces, nos parece extremadamente saludable que se haga este estudio y es una de las contribuciones que hacemos con gran agrado”, comentó Fresco, de origen uruguayo.

La importancia de ese estudio reside en identificar diversos aspectos relacionados con el programa del vaso de leche, como la logística de distribución del producto.

“Debe de analizarse la producción de leche, trabajar junto con el productor para que produzca buena leche; después está el tema de la industria, que se elabore de la manera necesaria para su distribución; cómo se llega, en lo que hay que ver la logística de medios de comunicación y transporte; cómo se asigna, para ver cuáles escuelas son abastecidas, y si hay una compra (de la leche) centralizada por parte del Estado o no”, explicó Fresco.