• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Hasta el año 2011, solo un 36% de los asalariados nicaragüenses contaban con cobertura al sistema de salud, y un 34% estaba afiliado a un sistema de pensión, según el informe Panorama Social de América Latina 2013, publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal.

300714 inss

Este es uno de los índices de cobertura más bajos de la región —según la Cepal— pues en Costa Rica, por ejemplo, el 74.6% de los asalariados están afiliados a un sistema de pensión, y un 86.9% a un sistema de salud.

Lo mismo ocurre en El Salvador, Guatemala y Honduras, donde el 46.6% el 38.5% y el 38.8% de los asalariados, respectivamente, están afiliados a un sistema de pensiones, y un 48.9%, el 44.5% y un 37.2% de los trabajadores activos están afiliados a un sistema de salud.

No obstante, estas estadísticas, resultan preocupantes para la Cepal, dado que en estos países la afiliación al sistema de pensiones y de salud no alcanza a cubrir ni siquiera a la mitad de las personas que reciben un salario y más “inquietante” aún es que la cobertura esté prácticamente estancada en varios de ellos.

En Nicaragua, por ejemplo, la Cepal destaca que entre los años 2001 y 2011, el porcentaje de personas afiliadas a un sistema de pensiones apenas creció un 0.8% y la cantidad de trabajadores que acceden a un sistema de salud creció un 7.6%, en el período señalado.

La Población Económicamente Activa de Nicaragua —según datos del Banco Central de Nicaragua, BCN— se estima en 3.2 millones de personas, mientras que el número de trabajadores afiliados a la Seguridad Social hasta mayo pasado sumaban 711,910, con un crecimiento promedio anual del 8% en los últimos años.

Para el experto en Seguridad Social, Manuel Israel Ruiz, apenas el 21% del total de la PEA de Nicaragua está afiliado al sistema de pensiones y de salud.

“La Cepal maneja una cifra más alta porque ellos toman en cuenta a los familiares del asegurado, es decir a la esposa y a los hijos menores de 12 años, es por eso que a ellos les da el 36% y 34%, respectivamente, pero en general en este país solo el 21% de las personas que ganan un salario reciben esos beneficios”, aseguró Ruiz.

Tímido crecimiento

Entre los años 2000-2011 en América Latina, según la Cepal, el crecimiento promedio de los trabajadores afiliados al sistema de pensiones fue del 9.2%, y la afiliación al sistema de salud fue del 11.9%.

“En el plano de la afiliación esta tendencia da cuenta de una dinámica positiva en el mercado laboral, especialmente reveladora si se considera que tuvo lugar en el marco de la crisis financiera y económica global y que en diversos aspectos ha tenido repercusiones en la región”, señala el informe de la Cepal.

El organismo de Naciones Unidas indica que aunque en distintas magnitudes y desde muy diversos puntos de partida, la cobertura de la protección social en salud y pensiones de los asalariados ha experimentado un crecimiento y solo ha disminuido levemente en un país, que es El Salvador, donde la afiliación al sistema de pensiones disminuyó 2% en el período 1999-2010 y en el caso de los afiliados a los sistemas de salud decreció 1.1%.

Mujeres las más activas

En todos los países de la región, la diferencia de géneros, según la Cepal, favorece a las mujeres asalariadas en cuanto a la afiliación a los sistemas de pensiones y de salud.

En Nicaragua, por ejemplo, el 45.7% de las mujeres asalariadas están afiliadas a un sistema de pensiones, frente a un 28% de los hombres, mientras que un 48.3% de estas mujeres cuentan con una afiliación a los sistemas de salud, frente al 30.2% de los varones.

“Es necesario realizar una reforma integral a la Seguridad Social, buscar la universalización del Seguro Social porque seguimos con una cobertura muy reducida”.

Israel Ruiz, catedrático.