• EFE y AFP |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los fenómenos naturales, como las sequías y tormentas tropicales, están causando graves daños a la agricultura centroamericana. En Guatemala, las pérdidas debido a la sequía en los últimos 15 años ascienden a US$3,250 millones, informó ayer la ministra de Ambiente, Michelle Martínez.

El cambio climático atribuido a la emisión mundial de gases de efecto invernadero ha causado millonarias pérdidas, principalmente en la infraestructura y la actividad agrícola en Guatemala, explicó la funcionaria a periodistas al lanzar una iniciativa para reducir esas emisiones en el país.

“La canícula (cese de lluvias durante el período húmedo) que estamos viviendo es una prueba de ello”, declaró Martínez al detallar que la actual sequía provocada por el fenómeno climático El Niño afecta a unas 120,000 familias guatemaltecas.

Según datos del Ministerio de Ambiente, Guatemala se encuentra entre los primeros 15 países a nivel global con mayor vulnerabilidad de desastres por el cambio climático.

Aunque los gases de efecto invernadero que produce Guatemala se consideran bajos, las autoridades del país y agencias internacionales de cooperación presentaron una iniciativa para disminuir la emisión de estos contaminantes.

Los principales generadores de estos gases en Guatemala son la deforestación y la generación de energía eléctrica por medio de combustibles fósiles, afirmó Martínez, tras el evento en un hotel de una zona exclusiva en el sur de la capital.

De su lado, el exgobernante de México, Felipe Calderón, invitado como expositor en el lanzamiento, señaló que trabajar para reducir los gases de efecto invernadero “es un acto de supervivencia comunitaria”.

Honduras

El Gobierno de Honduras destinará 100 millones de lempiras (unos US$4.73 millones) para apoyar a unas 76,000 familias que serán afectadas por la severa sequía este año, informó ayer una fuente oficial.

El ministro hondureño de Desarrollo Económico, Alden Rivera, dijo que el Gobierno que preside Juan Orlando Hernández puso a disposición unos US$4.73 millones para “atender a 76,000 familias” que viven en las zonas que serán más afectadas por la sequía. Esta, se considera, ha sido causada por el fenómeno El Niño.

Agregó que los recursos se destinarán a “hacerle frente a los estragos” causados por la sequía en el llamado Corredor Seco, que abarca los departamentos de Choluteca, Valle (sur); Lempira, Intibucá, Copán, Ocotepeque (occidente) y el sur de Francisco Morazán.

El gobierno hondureño ha proporcionado ayuda alimentaria a 25,000 familias de los municipios de los departamentos de Choluteca, Valle, El Paraíso y La Paz, en el oriente y centro del país, indicó el funcionario, según un comunicado de la Casa Presidencial.

Honduras tiene “la capacidad de hacerle frente a los estragos que la sequía hará en 2014”, enfatizó Rivera.

Añadió que el gobierno hondureño ha diseñado “una estrategia” de mediano y largo plazo orientada a dar “una mejor respuesta” ante la falta de lluvia, ya que la sequía es un “fenómeno recurrente”.

El Salvador

Al igual que en Honduras, recientemente en El Salvador el Gobierno anunció que invertirá US$15 millones para contrarrestar las daños provocados por la sequía a los cultivos.

Los US$15 millones servirán para financiar el “Plan antisequía”, que busca estimular a los agricultores que cultivan maíz y frijol a que cultiven de nuevo en la segunda cosecha, conocida como postrera, señaló el ministro de Agricultura y Ganadería (MAG), Orestes Ortez, según un comunicado.

Con este dinero se comprarán 200,000 paquetes de frijol y unos 15,000 quintales (sacos de 46 kilos) de semilla de maíz y sorgo para entregárselos a los agricultores y vuelvan a sembrar, principalmente en la zona oriental donde están los más afectados, añadió.

Con estos US$15 millones se construirán un “reservorio para almacenar agua” y así evitar que los nuevos cultivos sean afectados por la sequía, precisó.

De momento, la perdida de la producción de maíz por la sequía asciende a dos millones de quintales, de acuerdo a las estimaciones del MAG, que no detallan las pérdidas de los demás cultivos.