• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Santos Nicoya, presidente departamental de la UNAG-Rivas, aseguró que, debido a la escasez de lluvias, el 10% que decidió cultivar sus tierras sufrió pérdidas porque no va a cosechar, y agregó que hasta la producción de musáceas es de mala calidad.

Los productores que se aventuraron a sembrar reportan daños en cultivos, de sandías, frijoles, maíz, arroz y en el suelo se nota la resequedad. Los productores ahora cifran sus esperanzas en el período de postrera.

El toleño Pablo Ernesto López es uno de los que prefirieron no correr riesgos, por temor a la sequía, que también mantiene en un hilo el cauce del río que atraviesa el municipio de Tola y desemboca en las costas de Brito.

"Yo cultivo arroz, maíz, frijol, sorgo y musáceas en siete manzanas, que tengo en el sector conocido como La Bomba, pero al ver que no llueve opté por no cultivar las tierras", señaló don Ernesto.

Por su parte, su vecino José Dolores Bustos, de 70 años, fue uno de los pocos que se fajaron a sembrar en tierras del sector conocido como “Gaspar García Laviana”, y perdió.

"En sandía mi hijo invirtió más de C$5,000 para sembrar una manzana y se secó. Igual nos ocurrió con una manzana de maíz y en el sector de la comunidad de El Panamá alquilamos unas tierras para sembrar media manzana de arroz y ni nació", señaló Bustos.

En Villa Zulema, localizada al noroeste de la comunidad de Nancimi, la historia es similar, aseguró el campesino Daniel Juárez Vallejos, quien inútilmente cultivó una manzana de maíz y otra de frijoles.

"Acá en esta finca llamada Los Potreros se alquilan por lo general veinte manzanas durante el ciclo de primera y ahora alquilaron diez para sembrar trigo, maíz y frijoles y los cultivos se secaron porque no llueve del todo", señaló Juárez.

Musáceas son de riego

En el caso del cultivo de musáceas, los productores aseguran que para no perder las cosechas de las plantaciones ya establecidas, se ven obligados a implementar sistemas de riego que abastecen con pozos y norias.

“Pero esto nos limita, ya que el combustible está caro y por la resequedad del suelo hay que regar cada dos días y con dos galones de gasolina regamos una manzana, que por lo general es el plátano que ya está cosechando y el resto de cultivos queda desprotegido”, indicó Pedro Cabezas, de 27 años.