• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El sector apícola nicaragüense está sufriendo las consecuencias de la sequía en el país. La falta de la “flor amarilla”, que ofrece como recompensa floral néctar y polen, no ha sido aprovechada por los productores que la utilizan para reproducir sus colmenas y aumentar la cosecha de miel, precisaron personas vinculadas al sector.

Su período de floración ocurre entre agosto y octubre, según la zona, pero este año se ha visto influenciada por los factores ambientales que afectan la secreción de néctar de la llamada "flor amarilla", precisó el presidente de la Comisión Nacional Apícola de Nicaragua, CNAN, Fabricio Mendoza.Sector apícola nica

El apicultor que a inicios de este año no se preparó para asegurar el alimento para sus abejas, es posible que a la fecha ya tenga una merma de hasta un 20% en el número de sus colmenas, explicó Mendoza.

La curva de floración de esta flor que dura unos 45 días es aprovechada por los apicultores para reproducir sus colmenas y alimentar a las abejas.

“Puede incrementar desde el 30% hasta el 40% de las colmenas y lo hace de forma natural, es decir si tiene diez colmenas las divide y se pueden hacer 20, porque las abejas se fortalecen con el néctar y el polen de esa flor, y se vuelve una colmena productora", señaló el presidente de la CNAN.

Lugares afectados

La flor que sobresale en la maleza está ocasionando problemas a productores de los municipios de Villa Nueva, Somotillo, El Sauce, Boaco, La Paz Centro y Nagarote, así como en Poneloya, argumentó Mendoza.

“Es utilizada (la flor) para cosechar miel y otros la utilizan para reproducir sus colmenas con alimento natural, pero debido a la sequía no fue posible y más bien ya estamos alimentando a las abejas con azúcar, para asegurar que no abandonen sus cajas”, reveló el apicultor.

Otras abejas –agregó– emigran a otras zonas en busca de alimento natural, “el cual no hay en este momento y (es probable que) mueran en busca de ese alimento”, dijo.

Las abejas se alimentan de un sinnúmero de plantas entre las que sobresalen la flor campanita, sardinillo, laurel, mangle blanco, guanacaste, genízaro, eucalipto, madroño, entre otras.

El escarabajo

Por otro lado, el sector apícola mantiene una alerta en tres municipios sureños del país debido a la presencia del escarabajo ‘aethina tumida’ Murray, un pequeño coleóptero que podría destruir totalmente los apiarios, si se llega a propagar con rapidez, dijeron expertos consultados.

Rivas, Cárdenas y San Juan del Sur son los municipios mayormente afectados. En ellos, los productores aglutinados en tres cooperativas solamente están echando mano de procesos naturales como la “cal”, para combatir el insecto que fue descubierto en febrero pasado.

En el departamento de Masaya y el municipio de Diriá, ubicado en Granada, se detectaron tres apiarios afectados por la presencia de este pequeño, pero potente insecto, dijo el presidente de la CNAN. “La situación actualmente no es grave, pero hay que tomar medidas porque si no la enfermedad se va a proliferar a nivel nacional y eso (podría matar) las crías de las abejas, y al matar las crías, la colmena reduce su nido y las colmenas tienden a desaparecer", mencionó Mendoza.

En cuarentena

Eddy Rivera, técnico del proyecto "Fomento al Desarrollo de la Cadena de Valor del Rubro Miel de Abeja" en Rivas, manifestó que la mayor preocupación de los apicultores es que el insecto pueda reproducirse en cantidades grandes y destruir las colmenas.

Debido a la presencia del escarabajo la colmena se va debilitando y puede llegar a destruirse cuando el insecto aumenta su población, explicó Rivera, quien tiene 27 años trabajando con abejas.

“Si se desarrollara como en México y Estados Unidos (podemos perder) la colmena, aún más si no le damos mantenimiento”, reconoció el experto.

Con la activación de esta alerta los productores de Rivas, Occidente, Norte y próximamente en Masaya, están siendo capacitados para conocer las características del escarabajo y así estar prevenidos, señaló el directivo de la CNAN.

La principal sospecha que tiene el productor ante la presencia del escarabajo es que la "población de abejas disminuye". También ayudado con una lupa puede revisar los panales y diferenciar a las abejas del "escarabajo que es pequeño".

Seguí a la autora en Twitter: @almavidaurre