• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El embalse de Apanás, que alimenta la planta hidroeléctrica Centroamérica, vio reducido en 70 centímetros su caudal en los últimos dos meses y medio, por la falta de lluvias en el país, pero no significa que habrá racionamientos en el servicio, reconoció ayer el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli.

Las plantas generadoras que maneja la Empresa Nicaragüense de Electricidad, Enel, se han visto afectadas no solo por la falta de agua en los caudales que las alimentan, sino porque algunas unidades están en "mantenimiento", como es el caso de la Planta “Carlos Fonseca”.

"Alguna gente está ahorita preocupada por racionamientos, pero creo que no (hay racionamiento)", indicó el funcionario.

Los pequeños proyectos hidroeléctricos, que en su mayoría son privados, también pueden sufrir efectos negativos debido a la ausencia de precipitaciones, lo que podría extenderse a un período mayor al invierno actual, según Rappaccioli.

"Si el agua de ese río disminuye, va a afectar, por supuesto", advirtió el ministro.

En los últimos años Nicaragua puso en funcionamiento 10 Pequeñas Centrales Hidroeléctricas, PCH. A esta situación, según el MEM, se le estará dando seguimiento teniendo en cuenta un "suministro alternativo de electricidad” para beneficio de las familias ubicadas en esas comunidades.

Otras fuentes limpias

El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, registra a la fecha un déficit de precipitaciones de entre el 50 y 70%, dijeron sus autoridades.

La disminución en la generación de energía hidráulica ha sido compensada por las plantas que generan electricidad a partir de los vientos, precisó Rappaccioli.

Según el ministro, la producción de energía eólica hasta ayer representaba el 25% de un total de 56.5% de generación con recursos renovables acumulado en el año. Las plantas geotérmicas y las de biomasa están contribuyendo, después de las eólicas, en la producción de energía con fuentes limpias.

En el país las plantas eólicas instaladas a la fecha, tienen una disponibilidad de 184 megavatios de potencia instalada, de los cuales están disponibles 160 Mw, agregó.

Reservas de energía

Por otro lado, Rappaccioli indicó que para agosto el país tiene una reserva de potencia equivalente a 165 Mw, que sirven para alimentar el Sistema de Interconectado Nacional, SIN.

“Eso representa (en agosto) en relación a la demanda máxima, el 27%, son pocos los países que tienen una reserva con esos porcentajes", manifestó Rappaccioli.

En septiembre, esa reserva será de 205 Mw, tomando en cuenta la Planta Geotérmica Momotombo, que se vio recientemente afectada por problemas en un rotor de su turbina. Esa reserva se incrementará en el transcurso de los próximos meses, tomando en cuenta que los ingenios empiezan zafra a finales de año.

51 Por ciento de la energía en 2013 fue renovable.

34 Por ciento de la generación en el 2018 será con fuentes hídricas.

Proyectos de energía atraen otras inversiones

Futuro• Nicaragua apostó en el 2007 a hacer un cambio en su matriz energética. Las inversiones en energía renovable, en los últimos siete años alcanzan los US$1,500 millones, proyectos que tienen un efecto positivo en el desarrollo del país, reconoce el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli.

“Tiene que reducirse la tarifa, por supuesto, atrae otras inversiones porque tenés energía menos cara, más segura, renovable", dijo el funcionario.

Para el 2028 el Gobierno proyecta estar generando el 90% de la energía con fuentes renovales, independientemente de lo que pueda suceder con el precio del petróleo a nivel internacional, señaló Rappaccioli.