• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Nicaragua es de los primeros países de Latinoamérica en implementar exitosamente el programa Better Work en la industria textil y confección, que es liderado por la Organización Internacional del Trabajo y el Banco Mundial, y que requiere de la colaboración de sindicatos, del Gobierno y sector privado. Better Work impulsa el mejoramiento de las condiciones laborales en el país.

En Nicaragua –según datos del programa– se ha beneficiado a más de 38 mil empleados del sector textil y confección, el cual propone un verdadero cambio de paradigma en la industria.

“Más del 52% de la fuerza laboral del sector textil y confección se ha integrado al programa; esto representa unos 38 mil trabajadores que han sido capacitados para mejorar el ambiente laboral y estamos trabajando con 23 de las 47 fábricas”, indicó recientemente a El Nuevo Diario, Elena Arengo, coordinadora de Better Work Nicaragua.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, destaca que este programa ha sido uno de los frutos de los acuerdos tripartitos entre los empleadores, el Gobierno de Nicaragua y los sindicatos.

“El programa impulsa los cumplimientos sociales y laborales, y los programas de responsabilidad social que han mejorado la estabilidad y satisfacción laboral; pero esto ha sido fruto del diálogo tripartito, el cual ha permitido generar confianza para tomar decisiones responsables”, manifestó el dirigente de la cúpula empresarial.

Orientación empresarial

Para Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección, Anitec, el programa ha sido muy bueno, pero destaca que este debe de ser orientado a la parte empresarial y no solo a mejorar la situación laboral de los trabajadores.

“Me parece bien porque el programa está enfatizado en promover y fortalecer el cumplimiento de la normativa laboral; no obstante, quisiéramos que también tuviera una orientación empresarial, que sus capacitaciones incluyan temas de eficiencia y productividad”, destacó.

Según García, este programa tendría un mayor impacto si las empresas aumentan su productividad y eficiencia, porque estarían logrando una mejor competitividad mediante la reducción de costos.

En tanto Eduardo Manicucci, gerente de recursos humanos de la empresa Global Sae, manifestó que este programa les ha permitido reducir el número de auditorías que sus compradores les realizan.

“Nosotros tenemos cinco clientes en los Estados Unidos y si todos los clientes reconocen las auditorías de Better Work, entonces ya no es necesario realizar cinco auditorías, sino que con una basta, eso es un gran ahorro”, insistió Manicucci.

Global Sae cuenta con 3,400 trabajadores y el programa le ha permitido mejorar sus normativas de higiene y seguridad.

En el 2013, el programa capacitó a 1,406 personas, de los cuales 884 fueron trabajadores, 147 supervisores, 179 gerentes y 196 sindicalistas. En tanto, en el primer trimestre de este año ya habían capacitado a 961 empleados de la industria textil.

52 Por ciento de los trabajadores del sector textil se han integrado al programa.