•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Es sabido que en la actualidad la televisión es considerada como el medio de comunicación por excelencia. La publicidad transmitida por este medio tiene un alto impacto a nivel social. No se distingue la edad de sus destinatarios pues su misión es vender, y en el caso de la publicidad que es dirigida a los niños, para hacer de estos un consumidor más, atrae su atención a través de varios métodos, en los que se incluyen algunos elementos, tal como se expresa en un informe sobre publicidad desarrollado por la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) en Madrid. Las técnicas principales que son utilizadas se desarrollan por medio del "manejo del color, sonido, imagen, rimas fáciles, brevedad de los mensajes, así como por un ritmo rápido en el cambio de los planos que condicionan una lectura automática. De este modo, los mensajes tienen una fuerza social que casi se convierten en normas".

Este último apunte es trascendental, pues los niños no saben con certeza separar la realidad de la fantasía, como sucede en el caso de los adultos. Por ende, anunciar para las niñas juguetes como muñecas, productos domésticos y accesorios relativos al embellecimiento marca una conducta. En el caso de los niños, el enfoque es totalmente distinto y variado, se publicitan vehículos, juegos de aventuras e incluso de guerra. De esta manera se marca una pauta social, un patrón de conducta y se les enseña a lo que deben aspirar.

La Asociación de Usuarios de la Comunicación afirma, de forma general, que algunos juegos son recomendables para el desarrollo de determinadas habilidades de cualquier persona. En este sentido, se explica que “juegos de preguntas, respuestas y de habilidad, ayudan a potenciar la inteligencia. Los juegos de construcción, disfraces, instrumentos musicales, fomentan la creatividad. Los juguetes deportivos, de arrastre y de patines, sirven para el conocimiento del propio cuerpo, siendo muy importantes en el desarrollo muscular, la coordinación y el equilibrio", es decir que este tipo de juegos no deberían estar reservados para los niños.

Ahora bien, el problema de la publicidad de los juguetes y la asignación de los mismos no se circunscribe al hecho de marcar una pauta social en cuanto a los roles de género, sino que también puede afectar la salud de los menores, porque los puede inducir al consumo compulsivo de algunos productos. Recuérdese que el derecho a la salud y a la información veraz son reconocidos por nuestra Constitución Política.

Por citar un ejemplo de la cuestión planteada en el párrafo anterior, en un país de Latinoamérica se multó a una empresa por incluir juguetes en sus menús infantiles, alentando de esa manera malos hábitos de alimentación en los niños y fomentando falsos valores. En Nicaragua, la publicidad dirigida a niños y niñas también debe respetar la ingenuidad de estos, así como su credulidad e inexperiencia. De tal manera que transgredir la norma, podría llevar a la apertura de un proceso para determinar si se puede aplicar una sanción o no.