•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Recientemente encontré un artículo que resaltaba como pilares de una red de datos tres componentes muy reconocidos: “Integridad, Confidencialidad y Disponibilidad”. El aspecto que en este caso nos llamó la atención fue la disponibilidad, también muy conocida en los entornos empresariales y pocas veces implementada por su alto costo. El principio básico de la alta disponibilidad es la replicación de los elementos que componen un sistema estructurado y lo hacen capaz de soportar eventos de fallos sin poner en riesgo básicamente el acceso a la información que es consultada por los usuarios, manteniendo así el acceso a ella en cualquier momento. Hoy en día este principio se vuelve más crítico dada la naturaleza viviente y no aislada de los sistemas, especialmente para entornos de negocios donde un fallo puede resultar en una cadena de eventos negativos que pueden llevar al cierre de la empresa misma; sin embargo, partiendo de este conocimiento se vuelve un tanto complicado el análisis para dimensionar qué es lo que necesitamos para llevar todo un sistema al estado máximo de disponibilidad de los seis nueves, para esto es necesario estar consciente de que se deberá asumir un riguroso análisis de impacto, identificación de los procesos críticos del negocio, cálculos de pérdidas cuantificables sobre premisas de fallos esperados y no esperados que afectarán a cada uno de los procesos de negocio, pero que nos ayudarán a compartir con todos los responsables de una visión más amplia sobre lo que podríamos alcanzar con las limitantes de recursos con los que se cuente en ese momento. 

Con este análisis es importante reconocer el sistema en su conjunto y cómo cada componente impacta la disponibilidad general del mismo, identificados los componentes más críticos que anulan las funciones del negocio y en qué nivel lo impactan, para posteriormente identificar la forma de mejorar la capacidad con que podemos ofrecer los servicios del sistema. Por lo anterior es recomendable que estos análisis puedan ser consultados con recursos de empresas de servicio que cuenten con personal experimentado y especializado.

En resumen, es importante destacar que las soluciones de alta disponibilidad se convierten en un proceso de análisis que nos permitirá mejorar constantemente la calidad con que puedan ofrecerse los servicios en un sistema de datos, y estos a su vez son una fuente valiosa para argumentar las ventajas y beneficios que pueden traer a una operación de negocio respecto a su gestión interna como externa en el supuesto de que sean giros comerciales y que, a pesar de ser un concepto con un alto coste de implementación, garantizará en gran medida las inversiones derivadas de la mismas siempre y cuando su análisis fuese sobre bases bien documentadas como cuantificadas.