•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La falta de pasto por la ausencia de lluvias que se registra en los municipios secos del departamento de Chontales, ha obligado a algunos ganaderos a mantener sus reses en la montaña (zona húmeda); a otros, a comercializar el ganado viejo, el macho y los animales que están bajos de peso. Aunque hay otros criadores que prefieren comprar suplementos para alimentar racionadamente a sus hatos.

El presidente de la Asociación Ganadera de Chontales (Asogacho), Federico Tablada, quien tiene ganado en la finca San Gregorio, de Juigalpa, uno de los municipios secos del departamento, dijo que está vendiendo el ganado macho que está más viejo, y “todo animal que tiene defecto y no pueda parir”.

Afirmó que ha metido plata en alimentación, “eso es como que estés comprando la leche para mantenerlos… Yo les doy suplemento de cascarilla de maní, harina de maní, semolina, afrecho de cerveza… Desde diciembre del año pasado le estoy dando de comer al ganado así", aseguró Tablada, tras añadir que vende una vaca por semana para obtener dinero para la compra de alimento para el resto del hato.

Según él, a cada animal le da de comer 4 libras de suplemento, por la falta de pasto; “no tenemos pastos… les damos racionada la comida… estamos en aprietos, tengo 9 meses de que estamos así, ya nuestros bolsillos ya no aguatan… Además de eso, hay que pagar a los trabajadores”, recordó el presidente de Asogacho.

Otro de los problemas que lamenta Tablada es la baja producción de leche en la zona seca de Chontales y el precio del mismo que se mantiene en C$43 el galón, el mismo precio que el líquido blanco tenía el año pasado.

Baja en la leche

“Antes llenaba 6 pichingas de leche. Ahora solo lleno 4, porque las vacas están dando menos leche. En cada pichinga alcanzan 40 litros de leche”, dijo Tablada, quien aseguró que actualmente está haciendo silo en su finca San Gregorio, para poder tener pasto en el mes de octubre.

“Los animales medio están sobreviviendo… hay ganaderos que compran las vacas flacas barato y se las llevan a la montaña a engordarlas”, recalcó.

Norman Sevilla, ganadero de Acoyapa, otro municipio que también es afectado por la sequía, manifestó que la mayor parte de su ganado lo mantiene en una finca que tiene en la zona húmeda de San Carlos, departamento Río San Juan, y unas cuantas reses en la finca de Acoyapa.

LA TRANSHUMANCIA

“Nosotros practicamos la transhumancia… estoy ordeñando a medida de la capacidad de la finca (de Acoyapa)… estamos preparando (ensilando) lo poco que ha levantado el pasto de corte, para seguir enfrentando la sequía…”, recalcó Sevilla, quien aseguró que no solo enfrenta problemas para la alimentación del ganado que tiene en Acoyapa, sino también problemas de agua debido a que los ríos y quebradas están secas por la falta de lluvias y que por eso dependen de las aguas de pozo.

 

"Antes llenaba 6 pichingas de leche. Ahora solo lleno 4, porque las vacas están dando menos leche".

Federico Tablada, presidente de Asogacho.