•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, sostendrá mañana un encuentro con el Gobierno y representantes del sector financiero, para abordar entre otras cosas el apoyo que se debe prestar a los productores afectados por la sequía, dijo ayer su presidente, José Adán Aguerri.

En el encuentro, a su vez, se discutirán aspectos vinculados con la situación económica actual del país, precisó el representante de esta cúpula empresarial.

"(Se abordarán) temas de cara a la situación de la sequía, del sector construcción, las políticas que pudieran ayudar a los productores afectados por la sequía (…), políticas que faciliten recursos, que permitan acceder a créditos para riego, temas diversos que son parte de la agenda que estamos tratando de atender", mencionó Aguerri.

Dispuestos a apoyar

El presidente de la Asociación de Bancos Privados, Asobanp, Juan Carlos Argüello, señaló que la reunión es parte de los encuentros trimestrales que sostiene el sector con el Banco Central de Nicaragua, BCN.

Como parte de la agenda, analizarán las cifras económicas del país al cierre del primer semestre y “el tema del financiamiento disponible para el sector agropecuario", dijo Argüello.

“Los bancos trabajan con clientes, y los bancos tratan de apoyar a sus clientes; si un agricultor quiere montar un (sistema de) riego, el banco lo va a apoyar poniendo un (sistema de) riego", comentó el presidente de Asobanp.

A mayo de 2014, la cartera de crédito bruta de los bancos ascendió a C$88,774 millones (US$3,434 millones). El sector agropecuario tiene una participación del 6.8% en esa cartera, equivalente a C$7,540.5 millones, según el último Informe Monetario y Financiero del BCN.

"Tiene que montar el proyecto (el productor) y asegurar en ese sentido que lo pone, pero hay fondos disponibles para todo tipo de cosas, pero las relaciones que los bancos tienen con sus clientes son buenas", explicó Argüello.

En los primeros seis meses la economía nicaragüense tuvo tres factores desfavorables: el bajo régimen de lluvias, que ha afectado la producción agropecuaria, el terremoto de abril y la desaceleración del sector de la construcción.