Alma Vidaurre Arias
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El sector privado está haciendo una revisión en cada una de las empresas del sector de zona franca, previendo un impacto negativo en caso de que Nicaragua no consiga una extensión del Régimen Arancelario Preferencial, conocido como TPL por sus siglas en inglés.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, explicó ayer que el sector trabaja en una agenda que ayude a la facilitación de procesos y evitar de esa manera que el impacto sea mayor en caso de que el Gobierno de Estados Unidos no apruebe la extensión de este beneficio.

Por otro lado, el sector privado considera que el Gobierno debe nombrar un "subdirector de aduanas especial para zona franca y para el régimen de perfeccionamiento activo". Lo anterior, según Aguerri, ayudaría a reducir costos y agilizar los trámites a las empresas.

Otras acciones

De cara al desafío que enfrentará el sector, a partir de 2015 las empresas deben diversificar su mercado de destino y, a la par, seguir creciendo en los subsectores de arneses, tabaco y call centers, agregó el presidente del Cosep.

En tanto Mario Zelaya, presidente de la Federación Cámara Nicaragüense de Zonas Francas Privadas, reiteró que las empresas, a su vez, deben mejorar sus niveles productivos, es decir fortalecer las relaciones laborales y una mejor comunicación con los trabajadores.

“Significa mejorar la disciplina laboral, combatir el ausentismo, es decir lograr que estos entes productivos tengan la mayor capacidad posible de responder a la necesidad de incrementar la productividad”.

Otra medida complementaria, según Zelaya, sería que las empresas tengan energía a bajo costo para compensar la posibilidad de que los TPL no se aprueben.