•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Carlos Loáisiga, docente investigador de la Universidad Nacional Agraria, UNA, expresó a El Nuevo Diario que para iniciar la siembra del amaranto se debe capacitar a los productores en el manejo de este cultivo.

El cultivo produce a los tres meses de sembrado, aunque, en algunos casos, se extiende un mes. “Una vez producido el amaranto, sería fuente de exportación; sin embargo, en el país se requeriría de la creación de una asociación que esté bien organizada”, dijo Loáisiga.

Este rubro es viable para los productores nicaragüenses que han sido afectados por la sequía, debido a que se adapta al suelo seco. Investigaciones mexicanas señalan que el "amaranthus cruentus" es originario de Centroamérica, por lo que en Nicaragua habría excelentes condiciones para producir este rubro.

El amaranto es una hierba vegetal que posee una gran cantidad de propiedades nutritivas, proteínas, minerales y aminoácidos que el cuerpo humano necesita. Se cree que hace más de 100 años se consumía en la región centroamericana y que luego de la llegada de los españoles desapareció su consumo.

"En México existen estudios del amaranto, más que en Nicaragua. Es necesario que apostemos más para conocer su consumo y beneficios”. Actualmente, existe una especie de amaranto conocida como “bledo”, que se les da como comida a los cerdos. La apariencia de la semilla de esta especie es demasiada pequeña, mientras que en México se mejoró genéticamente con semillas más grandes y se utilizan para el consumo humano”, afirma Loáisiga.

Gobierno presente

María José Corea, directora del INTA, comentó a El 19 Digital que el Gobierno a través del INTA está introduciendo la semilla al país, validándola y una vez que se tenga la tecnología comprobada, se trabajará con otras instituciones como el Magfor y Mefcca para su implementación en la alimentación del pueblo nicaragüense.

 

"Para sembrar amaranto en el país, se requiere que el Gobierno organice a todo el sector laboral que tenga que ver con la producción de alimentos".

Carlos Loáisiga, docente investigador de la UNA.