• |
  • |
  • END

El sector comercial continúa afectado por el clima de violencia que vive el país producto de la crisis provocada por el proceso electoral. Los vendedores se quejan de los pocos clientes y el panorama es oscuro ante la entrada de la temporada navideña.

El impacto lo están sintiendo igual los pequeños y los grandes comerciantes, porque los centros comerciales reflejan una baja clientela, y algunos de ellos han tenido que cerrar sus puertas por las acciones violentas, mientras que en los mercados se nota menos gente comprando.

Ayer, el centro comercial Metrocentro tuvo que cerrar nuevamente sus puertas desde las primeras horas de la tarde, ante los preparativos que hacían partidarios del Frente Sandinista para apostarse frente al Centro de Cómputos del Consejo Supremo Electoral, ubicado contiguo a ese centro de compras, para celebrar el anuncio final que haría ese Poder del Estado sobre los polémicos resultados electorales.

Aunque Metrocentro es quizás el centro comercial más afectado por la violencia, los otros también se han visto perjudicados por la ausencia de clientes y el cierre temprano para evitar problemas.

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, rechazó ayer las acciones de violencia e hizo un nuevo llamado a encontrar una solución a la crisis, para garantizar el normal desarrollo de la actividad económica.

En un breve recorrido por el Mercado Central o “Roberto Huembes”, los vendedores expresaron su preocupación por la baja en las ventas, pese a que está cerca la celebración de La Purísima y la temporada navideña.

Gerardo Hernández, propietario de una tienda de calzado de dicho mercado, dijo que las ventas están pésimas y culpó al presidente Daniel Ortega de haber arruinado la situación del país. “Ortega lo arruinó, se acabó. Las cosas han subido un cien por ciento y más, se acabó el país”, expresó.

Ventas casi en cero
Hernández afirmó que no se está vendiendo casi nada en estos días, pero tiene que pagarles a los trabajadores y los impuestos, situación que lo tiene preocupado. “En otros años, para este tiempo ya se habían compuesto las ventas”, dijo el comerciante, mientras permanecía sentado en una silla de la tienda vacía.

Elvis Reyes, quien vende productos varios en el mercado, incluyendo artículos para La Purísima, calificó el nivel de las ventas como “regular”, al señalar que la gente busca productos, pero poco.

Añadió como aspecto positivo, que los artículos para La Purísima no han subido de valor con relación al año pasado, y que tiene esperanzas en que la situación mejore en las próximas semanas.

Josefa López, otra de las comerciantes consultadas, lamentó la inestabilidad que vive el país, que ha provocado un bajón en las ventas desde hace más de 15 días.

En el mismo centro de compras encontramos a Luisa del Carmen Hernández, quien sacando unas cuantas monedas de su delantal, nos aseguró que era lo único que a esa hora había logrado vender. “No estamos ganando ni para pagar ni para comer”, subrayó, a la vez que responsabilizó al gobierno por las consecuencias que el país está viviendo.

“Nos está doliendo mucho lo que estamos viviendo. Estamos en manos de un presidente que no tiene compasión y no quiere el desarrollo para este país”, dijo.

Perecederos con más problemas
Los comerciantes que venden productos perecederos dijeron ser los más afectados, porque con los disturbios, muchos productos que vienen del interior del país o del exterior, no entran a los mercados y los precios se elevan.

Marta Ruiz, vendedora de frutas y verduras en dicho mercado, dijo que después de las elecciones todo se puso más caro, debido a que muchos productos no entran a los mercados por la violencia o porque resultaron afectados por las lluvias.

Entre los productos que más se están encareciendo por este problema mencionó la papa, la cebolla y la zanahoria.

Añadió que el repollo que se está comercializando viene de Guatemala, porque el nacional está afectado por el exceso de humedad y por eso el precio es mayor.

“A como miramos, esto va para largo”, dijo Ruiz, mientras esperaba sentada la llegada de algún cliente, en un lugar que, según ella, normalmente siempre está en movimiento.

En el comunicado difundido ayer, el Cosep señaló que la estabilidad política es imprescindible para garantizar el desarrollo de la actividad económica del país, y demandó una pronta solución, “porque está en peligro el sistema productivo, la actividad empresarial, el empleo y el bienestar de la población”.