Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

La pasión por el ariete
Las personas que logran conocer las bombas de ariete, usualmente quedan hechizadas con sus cualidades, debido a que es un sistema de bombeo automático que no consume energía eléctrica, ni combustibles u otras formas externas. Más bien se trata de aprovechar el fenómeno hidráulico que le da nombre.

La bomba de ariete desde sus orígenes viene atrapando el interés de numerosas personas, pero debido a que la misma no se ha difundido lo suficiente, no ha sido posible crear una masa crítica mínima de usuarios que permita su promoción a gran escala.

Debe considerarse que estas tecnologías, aunque operan en pequeña escala, su difusión masiva las convierte en un efecto de gran escala, como el caso de la bomba de mecate, que al 2000 se podían identificar más de 50,000 instaladas y operando a nivel nacional.

Quizá la mayor ventaja del ariete respecto a cualquier otro sistema de bombeo sea el que estos equipos, a diferencia de los demás, están constituidos por un solo sistema, mientras los otros requieren un sistema motriz, usualmente un motor o una fuente de energía que tiene sus propias pérdidas de energía y un sistema de bombeo que también aporta pérdidas mecánicas de energía. Mientras en el caso del ariete, el sistema motriz es más bien una función y el equipo uno solo, por lo que no existe más que un tipo de pérdida de energía.

Debido a que muchos amigos nos han escrito solicitando información y detalles sobre los arietes, estaremos tratando de organizar un encuentro con fabricantes y algunos usuarios de esta tecnología a la que serán bienvenidos todos los interesados, con la intención de ir dando a conocer esta tecnología, a sus fabricantes y promotores en nuestro país, así como los distintos modelos que operan incluso en otros países.

Carlos Javier López y Marcia Estrada
Ingenieros Agrícolas
marciaestrada@yahoo.com