•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Argentina emplazó a los bancos intermediarios del pago de su deuda reestructurada a que cumplan los contratos y transfieran los fondos depositados a acreedores o devuelvan el dinero. Mediante un aviso pago publicado en la prensa en Argentina y EE.UU., el Gobierno intimó al Bank of New York (BoNY) a devolverle 539 millones de dólares que depositó para pagar bonos de su deuda.

La intimación al BoNY incluye un pedido a que renuncie a su condición de agente fiduciario de la deuda argentina en Estados Unidos.

El banco descartó renunciar y dijo a la AFP que “continúa siendo elegible para servir como agente fiduciario para los bonos” y “continuará cumpliendo las órdenes de la justicia que gobiernan sus acciones como agente fiduciario en esta materia”.

Por su parte, el ministro de Economía Axel Kicillof también intimó al Citibank a cumplir la ley argentina, a días del próximo vencimiento de bonos reestructurados que opera el 30 de este mes por unos US$200 millones.

Default selectivo

El dinero permanece bloqueado por orden del juez de Nueva York Thomas Griesa, que falló a favor de fondos especulativos que quieren cobrar deuda argentina en default. El bloqueo determinó que los acreedores no recibieran el dinero correspondiente, y Argentina quedó en “default selectivo”.

El pedido al banco estadounidense fue realizado en vísperas del discurso de la presidenta Cristina Kirchner ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde denunciará a los fondos especulativos como desestabilizadores del sistema financiero internacional.

En diálogo con Radio del Plata, el ministro Kicillof se refirió a los argumentos esgrimidos por el Citibank ante la justicia de Estados Unidos respecto al bloqueo de pagos ordenado por Griesa.

“Es mentira” que este banco tenga “una pistola (apuntándole a) la cabeza, tienen la ley argentina (apuntándole) en la cabeza”, ironizó.

En Nueva York, el Citibank reclamó a Griesa anular la orden contra el banco o dictar una medida cautelar que le permita abonar el próximo vencimiento y entendió que la decisión debe ser “muy expeditiva” por la cercanía del desembolso.