•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Se ha mencionado que uno de los derechos que la Ley 842 le proporciona al consumidor es el hecho de poder retractarse de las adquisiciones que ha realizado. Eso sí, existen ciertas reglas y limitaciones para hacerlo. En principio, es elemental afirmar que un consumidor no se puede retractar de todas las compras que hace, únicamente existen dos supuestos: 1) Compras a distancia; 2) Compras fuera del establecimiento mercantil.

La principal característica de las ventas hechas a distancia es que la oferta y la aceptación se realizan por medio de una técnica de comunicación a distancia, sin la presencia física simultánea entre proveedor y consumidor. En este caso, el consumidor puede desistir de su compra dentro de cinco días hábiles a partir de la recepción del bien, en ese período es indispensable revisar el producto, con la finalidad de comprobar que es conforme a las especificaciones anunciadas u ofrecidas y, si adolece o no de algún defecto aparente. Si fuera el caso que efectivamente se constate que lo recibido tiene algún defecto o disconformidad, el comprador tiene que comunicar su intención de retractarse al vendedor, haciéndole saber el porqué de su decisión.

En el supuesto de las ventas fuera del establecimiento mercantil, la característica principal consiste en que el proveedor, por medio de sus ejecutivos de venta, visita al consumidor en cualquier lugar, puede ser en su domicilio o centro de trabajo, siempre que sea fuera de los locales comerciales habitualmente reservados para la venta de bienes, en los que el consumidor se presenta por su propia voluntad.

Así, se observa una diferencia elemental entre el supuesto de venta realizada a distancia y la ejecutada fuera del establecimiento mercantil; en esta última existe la presencia física simultánea, un contacto directo entre el vendedor y el potencial cliente, por esa razón, lo que protege la norma en esas circunstancias es diferente, pues en las compras a distancia se pretende que el bien adquirido sea idóneo, en cambio, en las compras fuera del establecimiento la intención es proteger al consumidor de una técnica de venta agresiva, que no le permite momento de reflexión y de comparar esa oferta con otras condiciones existentes en el mercado.

Por las razones expuestas en el párrafo anterior, el modo y momento de retractarse resulta distinto. Cuando un consumidor acepta la oferta de un vendedor que lo ha visitado en su casa o en su trabajo, es a partir de ese momento en que presta su consentimiento para contratar que empiezan a contar los cinco días hábiles para desistir, no es cuando recibe el bien como en el caso de la compra realizada a distancia, recuérdese que en muchos casos, el consumidor ya aceptó y firmó el contrato, aunque aún no ha recibido el bien, por eso es importante tener en cuenta ese detalle.

Ahora bien, una vez agotados los cinco días hábiles el consumidor no se encuentra desprotegido, siempre dispondrá del tiempo que dure la garantía del producto para reclamar sobre su buen funcionamiento.

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus