•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Cerro Negro ha sido destacado como uno de los puntos para turistas que buscan riesgos, por publicaciones extranjeras como la revista de viajes Condé Nast Traveler y también la web de CNN.

“El snowboarding es anticuado. La forma más extrema de deslizarse es en el Cerro Negro en Nicaragua”, dice la nota de CNN. “El volcán activo, que tuvo una erupción recientemente en 1999, se ha convertido en un punto de atracción para los boarders extremos, quienes pueden llegar a velocidades cercanas a los 80 kilómetros por hora al bajar”, se agrega.

Esta actividad atrae a viajeros que buscan adrenalina. “Todos los días vemos turistas que vienen emocionados porque saben que es un deporte de riesgo”, comenta Luis Cáceres, administrador del Big Foot Hostel en León, que ofrece este viaje.

La popularidad de este destino ha ido creciendo. En el sitio de turismo Vianica, el tour para deslizarse en plancha en el Cerro Negro se ha convertido en uno de los más buscados en el servicio de reservaciones en línea.

Según Cáceres, lo que lo hace atractivo es la “adrenalina y el riesgo controlado”, ya que realmente no es peligroso. A los participantes se les explica que se trata de un deporte de riesgo, se les entrega ropa y lentes de seguridad y se les dan instrucciones para evitar accidentes. “Tratamos de tener todas las medidas de seguridad al momento de deslizarse”, asegura.

En promedio 20 personas participan en el tour cada día y en un año solo una persona terminó con una fractura. “Hay peligro si alguien se cae, pero depende de ellos acatar las recomendaciones”, aclara Cáceres.

Otros destinos

El Cerro Negro no es el único destino para viajeros que buscan acción y adrenalina. En el norte del país, el Cañón de Somoto comienza a conocerse en el turismo aventura.

“Algunos se dejan caer de alturas de arriba de los 20 metros en ese entorno de paredones rocosos y con agua que no sabes si es muy profunda”, explica Róger Solórzano, creador de Vianica.

Otro deporte extremo que se practica es el rapel, que es más peligroso cuando se hace el descenso australiano (con la cara hacia abajo). Los aventureros también son atraídos por los diferentes circuitos de canopy.

“La ventaja en Nicaragua es la gran cantidad de atractivos turísticos, algunos que aún no se han terminado de conocer y explotar como un salto enorme de un poco menos de 40 metros en la región de Nueva Segovia. Esperate que lo conozca la gente y quieran hacer rapel ahí”, dice Solórzano.

El conocedor de turismo asegura que otro factor es la libertad que hay para quienes buscan actividades extremas. “No hay tanto control como es el caso que pasó en el volcán Maderas, en Ometepe. Los turistas se van por su cuenta a explorar hasta que hubo un par de muertos. Ahora pusieron más control pero los turistas pueden ir por su cuenta”, explica. “Siempre están los traviesos que descubren una nueva aventura y comienzan a darla a conocer por sus relatos y fotos en redes sociales”, agrega.

20 personas participan en el tour cada día y en un año solo una persona terminó con una fractura.

100 mil turistas aproximadamente recibe Nicaragua al mes.

80 kilómetros por hora puede alcanzar un competidor de Sandboarding en las faldas del cerro Negro.