•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los petroglifos del Cailagua se sitúan en la parte oeste del barrio Monimbó y es la expresión más representativa de los chorotegas. Por años este lugar estuvo abandonado y ahora se avizora un proyecto que pretende su preservación, explotación turística y el apoyo a pequeños y medianos artesanos de la zona.

Santos Román Mercado Méndez, miembro del Consejo de Anciano de Monimbó y alcalde de vara, comentó que los petroglifos del Cailagua tienen aproximadamente 2,500 años. En estos nuestros ancestros plasmaron la historia, que se puede apreciar en un recorrido de 500 metros hasta desembocar en la belleza panorámica de la laguna y del imponente volcán Masaya.

“Hay vestigios que están en un santuario, donde están ubicados los salesianos, y un santuario donde enterraban a nuestros difuntos; pero en los petroglifos del Cailagua hemos venido trabajando para su conservación. Hoy se lleva a cabo un proyecto que avanza a paso lento y esperamos pacientemente que concluya, porque esas pinceladas serán dadas a conocer al mundo”, aseguró el miembro del Consejo de Ancianos del barrio Monimbó.

El alcalde de vara asegura que los petroglifos no han sido explorados, ni explotados turísticamente. Dice que el lugar está virgen, porque lo único que pasa por ese cauce natural es agua, y que algunos muchachos de algunos colegios han ido a apreciar los grabados, que son figuras zoomorfas, círculos, espirales, flora y fauna.

“El mundo no conoce los petroglifos del Cailagua. Creen que los monimboseños no tenemos nada, pero tenemos mucha historia. Además hemos luchado, porque somos de América, porque allí se escribió lo que hoy no conocemos. Ahí lo único que debemos ver es la lengua náhuatl para descifrar lo que significa”, expresó el alcalde de vara.

Agregó que los monimboseños y nicaragüenses debemos cuidar los vestigios de los pueblos originarios de Nicaragua. A pesar de que nuestro color de piel es distinto, dice, eso no significa que no tengamos sangre autóctona, sangre aborigen y que cada uno debemos estudiar para que cualquier día nos demos cuenta de quiénes somos.

Un poco del proyecto

El arquitecto Carlos Aldana, coordinador del Proyecto Petroglifos y responsable de Planificación de Proyectos de la Alcaldía de Masaya, dijo que este proyecto se formuló en el 2013, en el marco de la convocatoria que lanzó la Unión Europea para subvenciones sobre la Ruta Colonial y de los Volcanes. En diciembre pasado, fueron notificados que eran unos de los proyectos beneficiados en el departamento de Masaya, junto con el proyecto del volcán Masaya y Catarina.

A partir de enero de este año, se comenzó la parte previa de organización del proyecto, hubo impase, pero en junio pasado se reinició el proyecto, que concluye en octubre de 2015.

“Es un proyecto integral que contempla no solo infraestructura turística, la construcción de senderos, la restauración de los petroglifos, el aprovechamiento de la belleza escénica de la laguna y del volcán Masaya, sino también el fortalecimiento de las mipymes y de los talleres artesanales tradicionales de Monimbó, y la capacitación de jóvenes guías turísticos en el barrio Monimbó”, dijo Aldana. Asimismo, rememoró que el proyecto contempla un mejor manejo de los desechos sólidos.

“La idea del proyecto es traer gente a Monimbó, porque mucho se habla de Monimbó como el corazón de Masaya; no obstante, los turistas se quedan limitados al Mercado de Artesanías y el Parque central. La idea es llamar la atención de los visitantes extranjeros y nacionales hacia el barrio Monimbó, y por eso es la capacitación de estos (artesanos) para mejorar la calidad del producto y la calidad estética de lo que ofertan. (Queremos que sea) atractivo para los visitantes que llegan a conocer los petroglifos y la belleza escénica de la laguna”, reveló.

En la primera semana de octubre se comenzará la capacitación a los 15 jóvenes que serán guías turísticos.

 

¿Cómo llegar a los petroglifos?

Se puede llegar por dos puntos:

Por el barrio Cailagua, situado al sur del Silais, llega a un tope. En la última vivienda existe un camino sin pavimentar que desciende hasta el cauce natural, allí encontrará los paredones y podrá apreciar los petroglifos.

Llega al Colegio Salesiano y toma la calle hacia el oeste, hasta llegar al Anexo Don Bosco, en el barrio Bombonaci. Camina sobre el costado sur del colegio hasta llegar al final del adoquinado; ahí encontrará un camino sin pavimentar que debe descender con precaución y, a escasos metros, podrá apreciar los petroglifos.